Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz: Entrevista a Iñaki Añua


A las puertas de una nueva edición del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz, su presidente Iñaki Añua responde a las preguntas de Kulturklik.

Este año se cumplen cuatro décadas del Festival. ¿Es posible una caracterización de cada una de ellas? ¿Cómo ha sido ha sido la evolución en el tiempo?
El Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz siempre se ha caracterizado en sus 40 años de historia por sus conciertos en exclusiva y grandes encuentros. Esta ha sido siempre nuestra filosofía, desde el comienzo. Ya desde el principio, en el sexto festival, en 1982, reunimos al cuarteto de Stan Getz con Dizzy Gillespie, y el año siguiente actuaron juntos Ella Fitzgerald y Joe Pass. Y en esta 40 edición volvemos a tener un encuentro único en España protagonizado por Kenny Barron y Dave Holland y una exclusiva europea como el concierto del mejor grupo de gospel de Chicago: Bryant Jones & The Victory Gospel Fingers, que vienen únicamente desde Estados Unidos para cantar en Mendizorrotza.

Desde luego, al público le gusta saber que está asistiendo a un concierto especial, y por eso lo programamos.

¿Qué es lo más complicado a la hora de programar una edición? ¿Traer a determinados grupos o figuras? ¿Equilibrar tendencias? ¿La logística? 
Nada es complicado. Cuando un músico está de gira en el continente no suele haber problema. Pero es más, incluso este año hay muchos músicos que han decidido venir a Europa porque quieren ser partícipes de esta 40 edición, como Benny Green. Yo suelo programar un Festival al que a mí me gustaría asistir como oyente, y por ello traemos el mejor jazz del mundo disponible en cada momento.

 

 

¿Qué destacaría de la edición de este año?
Todo. Como suelo decir en el Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz lo difícil no es elegir el día que vas a ir sino el día que vas a dejar de asistir a un concierto.

En un género musical tan multidisciplinar en cuanto a estilos ¿Qué prima en la filosofía del Festival a la hora de configurar el programa?
El jazz es una música viva y todos sus estilos también están vivos. Todo lo que esté bien hecho es interesante. El jazz es una música que llega a emocionar y tenemos ejemplos. Como aquella vez que la Lincoln Center Jazz Orchestra y Wynton Marsalis tocaron swing para que todo el mundo congregado en Mendizorrotza pudiera bailar. O el concierto más reciente de Joshua Redman cuando el público se puso en pie y en mitad del tema People Like You comenzó a aplaudir durante más de tres minutos. Eso nos emocionó a todos, a Joshua también, y lo recuerda.

¿Qué se busca con la edición de un disco doble con 19 grabaciones de músicos que han formado parte de la historia del certamen? ¿Qué respuesta se espera por parte de la gente?
Creo que es un disco que todo aficionado al jazz va a querer tener en su casa. Entre las pistas que forman parte del álbum se encuentra ejemplos como el ‘Nigerian Marketplace’ del trío de Oscar Peterson. Está grabado en Montreux, tres días antes de su actuación en Vitoria, en 1981, con el mismo repertorio e igual formación. Un concierto, el de Vitoria, que según recordaría siempre el propio Oscar Peterson, constituyó el zenit de su carrera. La última pista del segundo CD es especialmente significativa ya que es el único tema, de los que aparecen en el disco, que está grabado en directo en la vigésimo quinta edición del Festival de Vitoria, se trata de ‘Masqualero’ de Wayne Shorter, un trabajo con el que obtuvo un grammy. Cada uno de los músicos que aparecen en el disco han protagonizado momentos memorables y sé que mucha gente lo va a querer tener.

 

 

¿Qué papel juegan las personas voluntarias que trabajan en el Festival?
Después de 40 años de haber utilizado voluntarios, seguimos contando con ellos porque hacen una gran labor. Es gente que trabaja por amor a esta música y eso se nota.

¿Cuáles son los retos a futuro que se plantea este festival?
Hacer la 41 edición. Un festival lo planificas, lo realizas, lo produces y el único objetivo, aparte de que la música sea buena y que la gente lo disfrute, es que al año siguiente podamos hacer una nueva edición del Festival de Jazz. Este ha sido nuestro objetivo desde el principio y sigue siéndolo.

Egitaraua

Euskadi, bien comn