Hiriartea, atalaya del pensamiento crítico contemporáneo

  • Hiriartea, atalaya del pensamiento crítico contemporáneo
    Arantza Santesteban, coordinadora de Hiriartea

El Ayuntamiento de Pamplona comunicó hace dos años que abriría un centro de cultura contemporánea, y esa iniciativa va materializándose paso a paso. El centro Hiriartea, que se situará en la Ciudadela, quiere potenciar el encuentro, el pensamiento y la mediación entre ciudadanos y la producción de la creatividad. Hemos encontrado a Arantza Santesteban, coordinadora del centro cultural, totalmente atareada en este proceso de desarrollo, y hemos repasado con ella los retos a los que se enfrentan.

 


¿Con qué objetivo se ha puesto en marcha Hiriartea?

En su momento, se percibió la necesidad de crear un centro de cultura contemporánea en Pamplona. En el ámbito de las exposiciones, la Ciudadela de Pamplona, que se encuentra en el centro de la ciudad, ha tenido una gran tradición, y se detectó que, en cierta medida, había que pasar de ser un escaparate del arte a ser un espacio donde se trabajara la creatividad y el contexto contemporáneo.

Este espacio ha sido muy importante para los artistas plásticos de Pamplona y alrededores. Sin embargo, surgió el deseo de hacer sitio a más proyectos artísticos y culturales, y así es como nació el proyecto Hiriartea.


¿Qué ámbito cubrirá la iniciativa? ¿Qué aportación hará en el entorno de la creación, la cultura y el pensamiento contemporáneo?

Todavía estamos en la fase de definición del proyecto, y es pronto para dar respuestas rotundas. Estas próximas semanas entraremos en la fase de definición de lo que a partir de ahora será Hiriartea.

Tenemos algunas ideas previas, basadas en qué necesidades puede tener la comunidad artística, qué necesidades tiene una ciudad como Pamplona en el terreno de la cultura contemporánea… pero queremos debatir sobre todo eso con la gente. Para ello, hemos organizado una sesión en abril, y seguramente vendrán más en adelante.

 

 

En cualquier caso, en estos momentos, es más necesario que nunca recuperar lugares para el pensamiento. Hoy en día, pensar es una práctica de resistencia: es más necesario que nunca detener los dispositivos que nos condenan al descanso y a la distracción constante, y hacerle un sitio al pensamiento. No queremos una programación saturada; nos gustaría crear una zona de respiro: queremos activar el pensamiento, sobre todo desde las prácticas artísticas, desde el cuerpo y desde la creatividad. Ese es el reto que tenemos entre manos, que no es poco.


¿Hacia dónde habéis mirado para poner en marcha un proyecto como este? ¿Cuáles han sido vuestros referentes?

Hemos contado con varios referentes. Como ya he señalado, la gente que ha estado trabajando durante tantos años en la Ciudadela ha sido muy importante para nosotras. Son esas personas las que han hecho que la Ciudadela sea lo que es hoy en día, y no queremos generar una ruptura ahí: queremos que siga creciendo.

Sin embargo, la forma de entender la cultura contemporánea está cambiando constantemente, y en estos momentos va más allá de las “exposiciones habituales”. Las exposiciones tienen un lugar cada vez más pequeño en centros como Tabakalera de San Sebastián o CCCB de Barcelona, y los programas públicos, en cambio, están tomando una fuerza impresionante, puesto que posibilitan la labor de mediación entre el arte y la sociedad. Es por ello que nos hemos fijado en Tabakalera, CCCB, Centro Uharte, Azkuna Zentroa, Reina Sofía, Matadero o La Casa Encendida. Nos interesan distintas facetas de cada uno de esos centros.

Pero nosotras queremos crear nuestro propio centro. Sin soberbia. Queremos un centro sostenible, bien enraizado, unido a las características de Pamplona, que sea sostenible emocionalmente, económicamente y espacialmente.


La tuya ha sido la propuesta elegida para llevar a cabo el proyecto Hiriartea ¿En qué consiste? ¿Cuáles serán los principales ejes del proyecto?

Como he señalado, mi intención es crear un centro sostenible donde se fomente el pensamiento contemporáneo y el pensamiento crítico.

A mi parecer, el pensamiento está unido a la experiencia, y la experiencia al cuerpo. Me gustaría que en el centro que vamos a crear se pudieran experimentar vivencias de ese tipo. Para decirlo de alguna manera, nos gustaría construir un espacio que ponga la vida en el centro de la atención.

 

(Zapato, 1990. Dora Salazar. Colección Municipal de Arte Contemporáneo).

 

La Colección Municipal de Arte Contemporáneo –compuesta por más de 500 piezas– contará con un edificio propio, que ayudará a poner en valor y a garantizar la difusión necesaria. ¿Cuáles son, en ese sentido, los retos que os planteáis?

Para nosotras es muy importante dar movimiento a esa colección que el Ayuntamiento ha ido formando durante años. Tirando de esas 500 obras, se abren múltiples vías para reflexionar sobre la sociedad actual… En ese sentido, lo más importante para nosotras será la labor de mediación. Para ello, necesitamos espacio y equipo, pero eso es algo que iremos desarrollando con el tiempo.

En contra de lo que se suele pensar, la mediación no es solo realizar talleres con los niños/as… También es eso, pero también mucho más que eso. Estamos hablando de abrir las puertas al potencial que posee el arte. De poner eso en el centro de la vida pública. Y, para ello, utilizando diversas vías, queremos relacionar esa colección con la sociedad pamplonesa, con los centros escolares, con los barrios, con personas de diferentes procedencias y capacidades, con la comunidad artística, con personas de la tercera edad…


Y, además del arte visual, ¿qué otras disciplinas tendrán cabida en Hiriartea?

No podemos entender la creación y el pensamiento de forma fragmentada. Nuestra intención es trabajar la interdisciplinariedad. Es más, también nos gustaría poner en duda las fronteras existentes entre las distintas disciplinas: ¿la literatura es solo palabra? ¿No es también, en muchas ocasiones, imagen? O la danza, ¿no es una forma de leer? Etcétera.

Eso sí: uno de nuestros mayores retos es la limitación del espacio. En la actual Ciudadela se necesitan nuevos espacios para poder llevar a cabo estas actividades. Y también necesitamos equipamiento de calidad. Vamos paso a paso, pero la meta es poner en marcha nuevos edificios y reorganizar los usos que se les dan a los que actualmente se encuentran en uso, a fin de responder a nuestros objetivos.

 

(Imagen gráfica de Hiriartea, que es un juego visual compuesto con las iniciales H y A).

 

Como has señalado, la Ciudadela albergará el Centro de Cultura Contemporánea. ¿Cómo están siendo las obras de adecuación del edificio histórico? ¿Cómo se organizarán los espacios?

En poco tiempo comenzarán las obras de instalación de la calefacción en la “Sala de armas”. Junto con ello, está también previsto instalar el equipamiento, para poder lograr un espacio multiusos.

También queremos adecuar el desván de dicho edificio, para poder llevar a cabo seminarios y actividades parecidas.

En principio, comenzaremos a utilizar el piso inferior y el superior para desarrollar los programas del proyecto Hiriartea. Iremos por fases, e intentaremos gestionar las posibilidades y las necesidades de la forma más eficiente posible.


¿Cuál será vuestro calendario durante los próximos meses?

En estos momentos estamos preparando la jornada que será el punto de encuentro de abril. Será un punto de partida importante. A partir de ese momento, iremos montando el Plan de Acción para los años 2019-2022, a fin de detallar la estrategia de los próximos 4 años y ordenar todos los retos que tenemos por delante.

Además, estamos estableciendo relaciones con otro tipo de asociaciones e instituciones, tanto de nuestro entorno más cercano como de zonas más lejanas. Tenemos mucho que aprender de otro tipo de experiencias de largo recorrido.

Por otra parte, existen diversos proyectos que estamos desarrollando dentro de Hiriartea. Tenemos abierta una bellísima exposición, titulada “¿Es o no es?”, que relaciona la colección municipal de arte contemporáneo y los centros escolares de Pamplona. También hemos empezado a organizar el festival de invierno “Otras luces”, en colaboración con la escuela de cine Elías Querejeta Zine Eskola. Asimismo, el mes que viene ofreceremos unas subvenciones para fomentar la creatividad.

Estamos gestionando lo que ya existe, y dando pasos en el enorme reto que tenemos por delante. Estamos contentas, con muchas ganas.

 

(Este Especial se publicó el 14 de febrero de 2019).

Euskadi, bien comn