Larart Plataforma, emerger la cuestión de las personas refugiadas a través del arte

  • Larart Plataforma, emerger la cuestión de las personas refugiadas a través del arte

Entre 1939 y 1945, en la región de Aquitania, cerca del País Vasco, se estableció un campo de concentración llamado Gurs. La realidad que allí se vivió y la que hoy se vive en el Mediterráneo se encuentran íntimamente ligadas; y es precisamente sobre este aspecto sobre el que quieren hacernos reflexionar los miembros de la Plataforma Larart, destacando la importancia que adquieren el arte y la cultura incluso en situaciones tan crudas como estas. Beñat Gereka, director del documental Basotik itsasora creado por la Plataforma Larart, nos ha explicado los detalles del proyecto.

 

¿Cuál es el origen de la Plataforma Larart? ¿Con qué objetivo se puso en marcha?

La Plataforma Larart surge de la unión de diferentes creadores, sin un motivo en particular, pero en el marco de un determinado contexto. Precisamente, este año se cumplen 80 años del campo de «La Retirada» en la localidad francesa de Gurs, lo que ha dado pie a abordar el tema de los refugiados.

La plataforma persigue principalmente dos objetivos. En primer lugar, dar a conocer la situación de los refugiados; es decir, poner sobre la mesa la situación en la que se encuentran todas estas personas que buscan un lugar en el mundo. Y, en segundo lugar, poner en valor el arte y la cultura, promoviendo una reflexión en la sociedad sobre su verdadero valor.


Has mencionado que el proyecto parte del 80 aniversario del campo de concentración de Gurs. ¿Por qué este punto de partida?

Podríamos decir que se trata de una serendipia, una coincidencia, en la que han convenido ciertas inquietudes de diferentes autores sobre un mismo problema, con 80 aniversario de este campo, lo cual nos ha parecido un marco extraordinario para exponer sus reflexiones.


El eje principal de Larart lo constituye la función social del arte. ¿Cómo materializa el arte esta función social para abordar la situación de los refugiados?

Cuando comenzamos a recabar todo lo sucedido en Gurs, nos dimos cuenta de que, incluso en las situaciones más difíciles, el ser humano tiene la necesidad de seguir adelante, y nos percatamos del papel tan importante que desempeñan el arte y la cultura en esta lucha por la supervivencia.

Incluso en las situaciones más adversas, los refugiados crearon piezas musicales, obras de teatro, impartieron clases de idiomas, organizaron cabarés... El campamento de refugiados estaba dividido en zonas denominadas «islotes», y, en cada uno de ellos, había una barraca destinada al uso cultural, donde se reunían y organizaban diferentes actividades. Se trataba de un espacio de ayuda, de lucha colectiva, en definitiva, de supervivencia. Una supervivencia para la que tanto el arte como la cultura desempeñaban un rol determinante.

 

(Coreografía "Basoa", Dantzaz, Josu Mugika eta Iñaki Salvador. 2019).

En esta ocasión, a través de la plataforma, se han producido la coreografía Basoa y el audiovisual Basotik itsasora. ¿Cómo ha sido el proceso de creación de estas dos obras?

Ambas creaciones han contado con un mismo punto de partida y una misma información, por lo que ha resultado muy interesante poder contemplar la visión de cada uno de los artistas respecto a la misma base. Las creaciones han ido cogiendo forma de manera paralela (coreografía, música, audiovisual, textos...), pero, al mismo tiempo, se han retroalimentado unas con otras. Y es que la música concebida para la coreografía y la propia danza han servido también como material para el audiovisual; y el texto poético creado para el audiovisual, a su vez, se ha plasmado en la coreografía.

Podríamos decir que se trata de ramas entrecruzadas que tienen su origen en el mismo tronco.


Ambas obras serán presentadas en Bilbao el 6 de abril, en el marco del Loraldia Jaialdia. ¿Qué acogida esperan por parte del público?

Es cierto que hasta la fecha ha tenido una gran repercusión, tanto en los medios de comunicación como en nuestro entorno, por lo que estamos expectantes ante la respuesta del público en los estrenos. No queremos plantear un relato histórico, sino crear una reflexión. Si lo consiguiéramos, nos daríamos por satisfechos. 

("Basotik itsasora", Beñat Gereka. 2019)

 

Otro aspecto del proyecto está relacionado con la educación, y se desarrollará a través de varias actividades pedagógicas. ¿En qué consisten estas propuestas y cómo se llevarán a cabo?

Dantzaz, partiendo de las coreografías creadas por Josu Mugika e Iñaki Salvador, realizará una serie de mediaciones en los centros educativos de la Comunidad de Aglomeración del País Vasco. Esta mediación dará lugar al planteamiento, en las aulas, del tema de los refugiados, a través del arte, enlazándolo con la mayoría de las asignaturas por medio de la creatividad.

El resultado de esta mediación será una creación coreográfica realizada por los propios niños y jóvenes, así como diferentes actividades y acciones que se pondrán en marcha en los programas de todas las asignaturas.

Asimismo, intentaremos promover las relaciones entre los diferentes centros; no solo en la propia Comunidad de Aglomeración, sino también con centros de otros territorios, tales como Gipuzkoa, Navarra...


A partir de abril, ¿cuál será el recorrido de la Plataforma Larart?

Larart ha sido creada para durar en el tiempo. El estreno y las primeras sesiones están previstas para abril, pero nuestro objetivo es continuar con este proyecto.

Estrenaremos en el Festival Loraldiak de Bilbao, y al día siguiente estaremos en Gurs, en el evento de La Retirada. A partir de ahí, ya hemos cerrado actuaciones en Vallecas, Maule, Zarautz o Getaria, entre otros.

--

Información adicional:
Además de la coreografía, del documental y de la mediación, Larart cuenta también con una cuarta rama, la de las «gigantografías». Se trata de una exposición callejera de fotografías impresas en gran tamaño, que serán colocadas en las paredes de la localidad por la ciudadanía. Las instantáneas son de Javi Juilio (Nervio Foto), tomadas en los campamentos de refugiados de Grecia. El objetivo es poner estas fotografías junto con las de Gurs, para percatarnos de las pocas diferencias que separan a ambas situaciones.

La Plataforma Larart es el resultado de la colaboración de Hotz Zarautz, Dantzaz Konpainia y Txikota Komunikazioa, y cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Zarautz, el Ayuntamiento de Getaria y la Diputación Foral de Gipuzkoa. También ha obtenido fondos por medio de crowdfunding.

 

(Este Especial se publicó el 22 de marzo de 2019).

Euskadi, bien común