Topaklown, el territorio de la sonrisa

  • Topaklown, el territorio de la sonrisa

En 2013 se ponía en marcha Topaklown, un encuentro anual en el que la figura central es ese héroe o esa heroína de lo cotidiano que –en palabras de la propia organización– nos emociona, nos cautiva y refleja nuestro lado más primario, imperfecto y humano. Ganso&CÍA. y el Centro Cultural San Agustín de Durango proponen cinco días llenos de humor, confusión, risa y ternura. Gorka Ganso y Arantza Arrazola, director y productora, respectivamente, de Topaklown, nos cuentan los pormenores de la cita. 

 

¿Qué características son las propias del clown, qué particularidades tiene este código teatral?

Son muchas, porque también hay distintas maneras de entender el clown. Pero por mencionar una en la que creo que habrá unanimidad: la materia prima principal del clown es uno mismo. Es decir, que “simplemente” el clown proyecta (amplifica, exagera, desdramatiza...) la humanidad o peculiaridades del ser humano que se esconde tras esa pequeña mascara (la nariz).


Establecer una relación fluida con la audiencia es fundamental en este género. ¿Cuál es la clave para lograr este vínculo?

El clown comparte todo lo que le sucede con el público. Con ello el público se convierte en cómplice de sus emociones y sucesos. Es por ello que se crea ese vínculo emotivo, porque acompañamos (simbólicamente) al clown en su camino.

En las torpezas, en la ingenuidad, en la espontaneidad, en la naturalidad del clown vemos el reflejo de nuestra propia ingenuidad, espontaneidad, etc. Esas características que en estos tiempos de apariencias y armaduras sociales intentamos ocultar y disimular con gran esfuerzo.

 

 

Este año cumplís siete ediciones. ¿Cómo valoráis el recorrido que ha hecho Topaklown en este tiempo y la respuesta del público?

La respuesta siempre ha superado las expectativas, siempre nos ha ido obligando a mejorar en aforo, calidad, cantidad... Así hasta que hace un par de ediciones alcanzamos un tope.

La dimensión de Topaklown tiene un límite, porque por encima de cualquier otra cosa es un encuentro, y esto implica una cierta intimidad (cosa que empieza a complicarse a partir de 200 personas).


¿Qué ofrece Topaklown a las personas que se dedican a esta disciplina de manera profesional y también a otros públicos?

Por un lado están los que cada día disfrutan de los espectáculos, ya sea en la calle o en San Agustin Kulturgunea. Espectáculos donde el clima es especial, donde la risa ya está dibujada en las caras de los asistentes antes de que comience la función. Y eso facilita enormemente la labor de artistas y personal técnico.

Por otro lado, están quienes vienen a disfrutar profundamente del Topaklown, ya sean profesionales o aficionados. Esas personas que se inscriben a uno o dos cursos, comen juntas, charlan, conviven y, por supuesto, se mezclan cada tarde con el público “normal” para disfrutar de los espectáculos con la misma pasión.


Cada año presentáis un equilibrado programa entre la oferta formativa y los espectáculos. ¿Qué propuestas habéis preparado para este año?

Este año continuamos con la línea de ediciones anteriores en cuanto a la selección de artistas y pedagogos (lo que funciona, no tocar). Invitamos a pedagogos consagrados como Marcelo Katz (Argentina) o Virginia Imaz (Euskadi), damos a conocer a otros de otras latitudes como Elise Ouvrier-Buffet (Francia) o presentamos a caras nuevas y prometedoras como Inda Pereda (Barcelona) o Alfonso Medina (Euskadi). 

 

(Virginia Imaz eta Carmelo Muñoz, Oihulari Klown).

 

En cuanto a la escena, seguimos un camino similar apostando siempre por una visión contemporánea del clown y del humor. Tendremos desde estrenos absolutos como el de Mono Habitado con “Benditas”, estrenos en Euskadi como los de Líquido teatro “Cabaret Mexicano” y La Tal “Italino Gran Hotel” o los franceses de Carnage Productions y su divertidísimo “Les Tapas”.


El encuentro busca, también, fórmulas para renovarse. Esta edición incluye en su programa el Klown Kombat, una velada para la improvisación. ¿En qué va a consistir exactamente? ¿Cuál esperáis que sea la respuesta?

Si, en otras ediciones la creación propia de Topaklown consistió en un Cabaret de números breves. En 2019 estamos preparando “Klown Kombat”, un combate de improvisación en el que el público es el juez y designa el equipo ganador de la velada.

Tenemos dos equipos de clown encerrados en un sótano haciendo abdominales, reflexiones y clases zamba, se están preparando a tope. Un disparate muy prometedor.


La huella del Topaklown está presente todo el año en Durango, a través de actividades como las Topagauak del San Agustín. ¿Qué aportan estas citas, cuál es su virtud?

Desde GANSO&Cia intentamos que nuestra aportación y nuestra apuesta por el humor tenga continuidad en Durango a lo largo del año. Esa vinculación con San Agustin Kulturgunea tiene su reflejo en Topagauak (noches de espectáculos de humor), en “Maluta” Gala de Circo de Navidad y otros eventos en los que colaboramos a lo largo del año.

 

(Hilarak San Agustin Kultur Gunean 2018ko edizioan. Argazkia: Ane Jareño)

 

A menudo el público se acerca al teatro cuando ve que el humor está de por medio. Es una herramienta a la hora de crear nuevos públicos, fidelizar otros… Al final todo es teatro y todo suma.


¿Cómo quiere crecer Topaklown, qué horizonte dibujáis para los próximos años?

Si pensamos en la respuesta del público y alumnado, no hay mucho margen de mejora. El grado de satisfacción es alto.

Pero por detrás hay una situación económica ajustada que paliamos con mucho cariño, trabajo y esfuerzo. Hemos creado en Durango un referente en el universo del clown a nivel estatal (y el eco resuena ya en Portugal, Francia, Sudamérica…). Estaría bien contar con un apoyo institucional de la misma envergadura.

 

(Este Especial se publicó el 9 de abril de 2019).

Euskadi, bien común