De saln de bailes a teatro

  • De saln de bailes a teatro
    Aspecto interior de la sala durante el proceso de acondicionamiento

  • Fecha18 de Enero
  • Temática Artes escénicas

Kuartango recupera la gran sala del Balneario para convertirla en un espacio escénico y multiusos

El enorme edificio que preside la entrada al valle de Kuartango, que ha tenido y tiene importantes usos en el pasado y el presente, contará en un plazo breve de tiempo con un espacio escénico en el que se representarán obras de teatro, una actividad a la que son muy dados en esta parte del territorio, pero donde no había un lugar específico para ello.

El alcalde de Kuartango, Eduardo Fernández de Pinedo, junto a los colectivos del valle, especialmente la Asociación de Amigos del Balneario, son quienes están impulsando la recuperación del lugar. Primero fue la instalación de una sidrería, que el pasado miércoles inauguraba la temporada de txotx y, poco después, una industria de conservas ecológicas. Pero había mucha inquietud en la zona por contar con un teatro. En primer lugar porque a los vecinos les gusta acudir a las representaciones en Vitoria y otros lugares, pero también hay que recordar que en Kuartango se escribió y rodó la película Algo más que morir, interpretada por vecinos del valle y ahora mismo se filma un documental sobre la película, y también se han escrito y representado obras sobre acontecimientos históricos en algunos pueblos… que solo vieron unos pocos por falta de espacio para el público.

Cuenta Eduardo Fernández que “el teatro de Kuartango se está preparando en lo que en tiempos del Balneario (1890) era el salón de baile, donde se hacían los festejos y demás”. Era un salón muy decorado, pero al que las sucesivas reformas solo le han dejado conservar el espacio y las paredes exteriores. “Cuando el edificio pasó a ser internado (1960), pasó a ser la iglesia y los Salesianos construyeron un adosado, que lo convirtieron en teatro y en sala de cine”. Allí se podría haber ubicado el nuevo teatro, pero ese lugar está muy destrozado por el paso del tiempo y la inversión para recuperarlo supera con mucho las posibilidades presupuestarias y de ayudas para el Ayuntamiento. Cuando quedó vacío el edificio, el lugar “se fue utilizando como salón para actividades de fiestas, cotillones de Nochevieja, pero poco más tarde quedó en desuso y conformó un gran almacén de objetos de todo tipo”.

Leer información completa en el sitio web de la fuente

Euskadi, bien comn