Evaristo, La Polla Records: "Gauzak alda zitezkeen, baina era guztietako jostailuak sartu zizkiguten, drogak barne"

  • Evaristo, La Polla Records:
    Evaristo Pramos, lder de La Polla Records, en Madrid, en marzo de 2019, en la rueda de prensa donde se anunci la gira de reunin del grupo. Foto: Getty Images
elpais.com

  • DataIrailak 19
  • Gaia Musika

En todas las que se ha visto el cantante en su azarosa vida nunca una como esta: llenar pabellones en 2019. Su gira de reunión arranca mañana. Hablamos de todo con el gran agitador del punk español

Evaristo Páramos es feliz. Pocas horas antes de esta entrevista han salido a la venta las entradas para la gira de La Polla Records, que arranca el viernes 20 de septiembre en Valencia. Tocan en recintos grandes. Y los billetes han volado. “Me estoy divirtiendo mucho con toda esta historia. Se lo cuento a los colegas de toda la vida y nos reímos todos juntos”, dice, mientras mira la pantalla de su móvil. “Me están llamando los colegas que se han quedado sin entradas y los que han corrido y las han comprado. Estos últimos me caen mejor”, remata con esa retranca que no suelta nunca.

Ese sentido del humor que le ha permitido llegar hasta los 59 años, padre de una niña de nueve meses, siendo parte de un movimiento, el punk vasco de los ochenta, que sufrió muchas bajas: Iosu y Jualma, de Eskorbuto, o los cuatro miembros originales de los vitorianos Cicatriz. También ellos sufrieron perdidas: el batería original de La Polla Records, Fernandito, murió en 2002 de un infarto. Fue ese fallecimiento la gota que colmó el ya rebosante vaso de las tensiones internas en La Polla Records. Al año siguiente se disolvían tras una colosal bronca. No se volvieron a ver en 15 años.

Evaristo vivía en Oñate, Guipúzcoa, el resto seguía en el pueblo que les vio nacer, Salvatierra, Agurain en euskera (4.906 habitantes censados), a 30 kilómetros de Vitoria-Gasteiz, la capital de Álava. La llegada de Internet les obligó a reunirse para hablar de cómo gestionar los derechos digitales de la veintena de discos que publicaron desde que debutaron con el ahora mítico Salve, en 1984. En algún momento entró en la ecuación Live Nation, la promotora más grande del mundo y aquí estamos: ocho conciertos, dos en cada ciudad, en Valencia, Madrid, Barcelona y Bilbao, y una gira el año que viene por Latinoamérica, donde son míticos al nivel de Los Ramones.

Parece que no hay como irse para que te echen de menos. Lo hicimos aposta. Dijimos: vamos a estar 15 años sin hacer nada y luego volvemos y les sorprendemos a todos.

Ahora sois casi tan famosos como Los Ramones. Yo estuve en el velódromo de Anoeta, en San Sebastián, viéndoles. Y una noche vi tres documentales que me pasó uno de los Gatillazo [la otra banda de Evaristo]. El de los Sex Pistols, el de Ramones y el de Metallica. Me los tragué seguidos. Venía de tocar en dos o tres festivales y todavía no encontraba la cama. Sex Pistols, inteligentes. Los Ramones, unos desgraciaos. Y Metallica, va fan culo.

¿Esperabas que la vuelta fuera así? Yo quería que fuera así, pero no me lo esperaba.

¿Os buscó Live Nation? ¿Les buscasteis vosotros? ¿Cómo se organizó la vuelta? A cuenta de los derechos nos reunimos en la oficina y terminó saliendo el tema. Tenía que pasar, porque esas reuniones hicieron que nos volviéramos a hablar.

¿No os hablabais? No, pero no porque ellos [el resto del grupo] no quisieran. Tampoco me hablaba con mis padres. Mi padre ya murió, pero no me hablaba con mi madre. El local de ensayo de Gatillazo está antes de entrar al pueblo. Después está la gasolinera y después el pueblo. Yo vivo en Oñate, iba y no tenía ningún motivo para subir la colina. Me quedaba allí y me largaba para mi casa. Pero con esta movida hubo que subir la colina y hablar de los derechos digitales y esas mierdas.

Pregunta: "Santiago Abascal, líder de Vox, es alavés". Respuesta: "Sí, de Amurrio. Les está bien empleado, que nos metían nueve a cero. Así se lo devolvemos"

Es decir, que al principio fue por un tema legal y de dinero. No, surgió la oportunidad de meterles un golito a las discográficas ¿Por qué no? Lo comenté y cuando salió la oportunidad de hacer festis, nos pareció curioso. Y grabar otra vez viejas canciones [el disco con algunos de sus clásicos regrabados salió en mayo de 2019 y se llama Ni descanso, ni paz!]. Nos quitamos algunas espinitas. Los tres primeros discos de La Polla serán lo que sean, pero el sonido no es bueno. Hicimos un extracto para hacer de los tres uno con la peña que estamos ahora.

Informazio osoa iturriaren webgunean irakurri

Euskadi, auzolana