Oriol Roch: Egoerak ezartzen dizkigun mugez gain, ez diezaiogun geure buruari gehiagorik jarri

  • Oriol Roch: Egoerak ezartzen dizkigun mugez gain, ez diezaiogun geure buruari gehiagorik jarri
    Oriol Roch en la sede de Euskadiko Orkestra. A unos metros, ensayaba la mitad de la orquesta. La otra mitad lo hara por la tarde. / USOZ

  • DataIrailak 28
  • Gaia Musika

Combinando prudencia, audacia y mucho trabajo, Euskadiko Orkestra ha iniciado su temporada más difícil con la mirada puesta en la seguridad

Euskadiko Orkestra –desde junio esta es la nueva y única denominación de la anteriormente llamada Orquesta Sinfónica de Euskadi– fue una de las primeras orquestas europeas en retomar la actividad tras el parón abrupto provocado por el coronavirus. Fue pionera también en tocar con público, allá por junio y de manera muy restringida. Regresó a un gran auditorio en la Quincena Musical, pero la cita más esperada, el reencuentro con sus abonados, se produjo el viernes en Vitoria. Mañana y pasado protagonizarán en San Sebastián una propuesta que habría sido extraordinaria en cualquier circunstancia, pero lo es más en las presentes: la interpretación de las ocho sinfonías de Schubert, bajo la dirección de Robert Treviño. De momento, solo para abonados, porque en esta primera cita de la temporada, repleta de novedades organizativas, no se pondrán entradas a la venta. El siguiente hito en el camino hacia la normalidad será, en octubre, el regreso de las Matinées de Miramon.

– Han admitido que esta será la temporada más difícil de Euskadiko Orkestra, pero en lugar de reducir la oferta la han aumentado, y no han renunciado a un programa artístico adaptado pero ambicioso.

– Yo creo que en estos momentos la ambición debe ser sinónimo de tocar el límite. No nos pongamos más límites de los que ya nos pone la situación. Esa ha sido la filosofía que nos ha llevado a buscar mecánicas que nos permitan trabajar con todas las garantías posibles, siempre de manera consensuada con el comité de salud laboral y de acuerdo con las normas vigentes. Nuestra razón de ser son nuestros abonados, y teníamos la responsabilidad de volver a darles la oportunidad de escuchar música con todas las medidas de seguridad. Además, es importante que el consumo cultural, aunque sea con mascarilla y nuevos hábitos de relación, se vaya naturalizando. Tenemos que conseguir que la gente se acomode en su butaca, se sienta segura y disfrute del potente alimento cultural que se le ofrece.

– La mecánica que han establecido para iniciar la nueva temporada, con sesiones dobles para dar cabida a todos los abonados en recintos con aforos limitados, no tiene que ser sencilla desde el punto de vista organizativo.

– Con cinco repeticiones en cuatro sedes, siempre hemos tenido una complejidad que no tiene ninguna otra orquesta, pero esta situación la acentúa mucho. Para poder atender a todo el público teníamos varias opciones. Podíamos ofrecer algún programa de abono menos, o doblar los conciertos, que es lo que hemos hecho, con programas más cortos, de en torno a una hora de duración y sin interrupciones. Hay una opción dual que no descartamos, pero por ahora, y en principio hasta febrero o marzo, lo que haremos para atender a todos los abonados es doblar las sesiones. La primera será a las 18.00 horas y la segunda a las 20.15, con todas las medidas que están a nuestro alcance para garantizar la seguridad. Es muy complejo, pero tenemos la suerte de que los auditorios de Euskal Herria tampoco han querido pararse y han retomado la actividad cultural durante el verano. Con ellos hemos realizado un trabajo muy cercano, y nos están dando todas las facilidades para adaptarnos a la nueva situación.

Informazio osoa iturriaren webgunean irakurri

Euskadi, auzolana