Euskal Zinemaren Astea, labeldun ikus-entzunezkoen topalekua Gasteizen

  • Euskal Zinemaren Astea, labeldun ikus-entzunezkoen topalekua Gasteizen

Son ya casi cuarenta los años que Fundación Vital lleva habilitando un espacio para la reflexión y el disfrute de las producciones de cine vasco. Incontables obras y profesionales en un formato cercano y con espacio para el debate han hecho de esta propuesta una apuesta de éxito que edición a edición tiene una gran respuesta de público. Txus Ruano, técnico de la Fundación y coordinador del programa, nos cuenta los pormenores de la edición de 2021, que se celebra del 22 al 27 de febrero.



¿Cuál es el origen de este programa anual? ¿Con qué objetivos se puso en marcha?

El origen es la extinta “Aula Abierta de Cinematografía” en la que se programaban proyecciones y coloquios. Se hacían ciclos de cine francés, polaco… pero no existía un programa específico sobre cine vasco.

En este marco, en 1985 se decide, en colaboración con la Filmoteca Vasca, poner en marcha esta semana con el objetivo de mostrar el cine de los y las profesionales de nuestro contexto.


Este año la Semana de Cine Vasco celebra su 37 edición. ¿Cómo ha ido evolucionando durante este tiempo?

La Semana de Cine Vasco que organizamos desde Fundación Vital sigue manteniendo la misma esencia que en sus inicios y esto creo que es lo que hace que sea un festival especial para el público.

 


[Telmo Esnal eta Aitor Arregi. 2012ko edizioa].


Quizás la mayor diferencia con los primeros años es el número de producciones a las que podemos llegar. En los primeros años, era muy poca la cantidad de películas y había que tirar de los fondos históricos de Filmoteca Vasca.

El festival ha ido evolucionando, al mismo ritmo que lo han hecho los trabajos de los y las realizadoras que presentaban aquí sus primeras películas. En esta semana siempre nos ha gustado apoyar a los directores y directoras nóveles a presentar sus primeras obras.


Los y las espectadoras tienen la oportunidad de debatir, tras el visionado, con las personas responsables de las obras. ¿Cuál es el perfil de público que acude a las sesiones?

Lo cierto es que no hay un perfil fijo. Podemos ver a todo tipo de personas amantes del cine en las butacas de Vital Fundazioa Kulturunea.

Sabemos que a gran parte del público, aunque ya haya visto la película con anterioridad, le gusta volver a verla en este contexto, para poder disfrutar con posterioridad a la proyección de ese momento de pausa y reflexión. Un añadido con gran aceptación entre la audiencia.


La Semana proporciona una visión panorámica de los trabajos cinematográficos realizados durante el año anterior. Teniendo en cuenta las especiales circunstancias vividas en 2020, ¿qué programa vamos a poder disfrutar en esta edición?

A pesar de que ha sido un año complicado para la industria cinematográfica, con parones de varios meses en la producción y estrenos de películas, hemos podido hacer una programación muy interesante y que llega a todos los públicos. Un cine vasco que toca todo tipo de géneros: thriller, cine negro, drama, comedia, en blanco y negro, sin diálogo y dando preferencia a la expresividad de las propias imágenes…

 


[Fernando Albizu, Koldo Serra eta David P. Sañudo, iazko edizioan].


En definitiva, un programa muy completo que se traduce en todos los premios y nominaciones que han recibido estas películas.


Organizar este festival año tras año os permite tomar el pulso a la salud del sector. ¿Cuál es la situación actual del ecosistema cinematográfico tanto vasco como alavés?

Lo que nos llega de este 2020 demuestra el buen momento creativo que vive el cine vasco y el cine rodado en euskera. Esto es algo que llevamos viendo ya muchos años en Fundación Vital. El cine hecho aquí ha sido importante siempre, pero en los últimos años parece que se ha puesto ”más de moda”, ya que películas rodadas en euskera han recibido importantes premios y han tenido mucha proyección internacional.

Respecto al cine hecho en Álava, una buena muestra es esta semana. 7 de los diez títulos que pasamos esta semana son realizados o tienen una relación muy directa con el Territorio. Algo para estar muy contento.


En los últimos años la atención a la igualdad de género, también en el cine, está permitiendo sumar nuevas perspectivas y aportaciones. ¿Qué reflejo tienen en el programa las producciones de las mujeres de la industria?  

En los últimos años han sido cada vez más los proyectos que hemos presentado realizados por mujeres. De directoras que llevan una larga carrera y de otras con menos recorrido. Todas ellas películas de enorme calidad y gran reconocimiento.

Pero no solo destacaría a las realizadoras; cada vez son más las mujeres que participan en trabajos desde los medios técnicos.



[Lara Izagirre, 2017. urteko edizioan].


¿Cuáles son los retos de futuro de la Semana del Cine Vasco?

Nosotros queremos seguir acercando el cine hecho en Euskadi a los y las espectadoras, ese es nuestro horizonte. Ya sean largometrajes o cortometrajes... que el cine vasco y sus profesionales tengan siempre un hueco en nuestra programación.

 

(2021eko otsailaren 18an argitaratutako Berezia).

Euskadi, auzolana