Uharte Zentroa, gobernantza berriak artearen zerbitzura Nafarroan

  • Uharte Zentroa, gobernantza berriak artearen zerbitzura Nafarroan

Este 2021 se han cumplido cinco años desde que Oskia Ugarte, Elisa Arteta, Nerea de Diego y Betisa Ojanguren se hicieran cargo de la dirección del Centro Huarte. En este tiempo, el espacio se ha centrado en impulsar la producción y mediación artística, con tal ímpetu que han transformado el paisaje cultural de Nafarroa. Hoy nos cuentan sus reflexiones sobre este proceso y dibujan un horizonte de continuidad de cara al futuro.


Cuatro mujeres jóvenes con experiencia en el ámbito del arte, la cultura y la educación decidisteis en 2016 presentar un proyecto compartido para dirigir el Centro Huarte. ¿Cómo vivisteis el proceso? ¿Cuál quería ser vuestra aportación?

La idea de presentarnos al concurso público surgió de pensar cómo nos gustaría que fuera el Centro Huarte, qué esperábamos y queríamos del primer centro de producción de Navarra, qué tipo de programación y qué necesidades de la comunidad artística debiera cubrir.

El enfoque que teníamos (y seguimos teniendo) se nutrió de haber formado parte de diversas plataformas y debates con los y las artistas, siendo además dos de nosotras artistas en activo.  Lo que queríamos aportar, entonces, era nuestra experiencia en diferentes campos (gestión, educación, artes plásticas y artes escénicas), y nuestra comunicación constante con la comunidad artística.

Entre nosotras sentimos desde el principio una forma de pensar convergente, con trayectorias diferentes, pero con objetivos y modos de hacer comunes. Nos parecía interesante también investigar sobre un modelo diferente de gobernanza, en el que las decisiones y responsabilidades se compartieran de forma colectiva.

 




¿Qué valoración hacéis de estos años de trabajo?

A pesar de que hemos afrontado momentos difíciles, algunos las cuatro juntas y otros cada una por separado, nos gusta hacer el balance mirando hacia afuera, es decir, viendo cómo el espacio del Centro ha cobrado vida en estos 5 años. Es una de las mejores pruebas de que el esfuerzo está dando sus frutos.

El primer año estaba prácticamente vacío, y ahora a veces hay problemas para conceder espacio a todas las personas que presentan su solicitud. También cada vez los proyectos que nos llegan tienen más calidad, y eso nos produce mucha satisfacción. Vemos que se ha generado algo, que hemos aportado nuestro grano de arena al desarrollo del arte en Navarra en los últimos años.

Somos conscientes de que no lo hemos conseguido solas, sino que contamos con un equipo que está apoyando este proyecto y lo respalda. Creemos que a todo el equipo le gusta sentir el movimiento que hay en el Centro, aunque a veces tengamos mucho trabajo que sacar adelante y no haya suficiente personal. Esto es algo que hemos intentado cambiar en muchas ocasiones, pero no hemos logrado, así que es una de nuestras experiencias menos satisfactorias de este proceso.


La producción propia era una de las claves para el nuevo Centro Huarte. ¿Por qué era tan importante este aspecto y cómo ha ido desarrollándose en el tiempo?

La producción propia se establecía en las bases del concurso, así es, la transformación del centro en un espacio de producción artística. Este punto precisamente fue lo que nos motivó a presentarnos. Nos interesaba más adentrarnos en campos como la producción, la investigación, la formación y la mediación que en un museo de exhibición.

Estas líneas de trabajo eran casi inexistentes en Navarra y entendíamos que era algo necesario para poder formar un tejido artístico y un contexto en el que los y las artistas pudieran desarrollarse e intercambiar ideas, estrategias, metodologías de trabajo. Había esa carencia y ahora, a pesar de que sigue habiendo muchos problemas en el arte contemporáneo (no solamente en nuestro territorio, sino que también más allá), se apoya más la creación a través de cesiones de espacios, recursos técnicos y tecnológicos gratuitos o a precio de coste, y ayudas públicas que complementan las que concede el Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra.

 




La mediación es, del mismo modo, básica en el programa del Centro. En este sentido, destaca la herramienta TRESNAKA que presentisteis el pasado año. ¿En qué consiste la iniciativa? ¿Qué respuesta está teniendo?

TRESNAKA es una herramienta online pensada para cumplir distintos objetivos: por un lado, da a conocer los procesos de artistas con vinculación al Centro Huarte, acerca a profesionales relacionados con la investigación, el comisariado y otros ámbitos del sector; y por el otro, pone en valor su trabajo como recurso educativo en contextos pedagógicos.

La web de TRESNAKA acoge una entrada de cada artista, en la que se puede consultar diversos materiales sobre su trabajo: una breve entrevista en vídeo, un apartado en el que se apunta a textos, imágenes o conceptos significativos en el proceso de creación artística, propuestas educativas realizada por profesionales de la educación artística o por los y las artistas, y algunos materiales más clásicos, como enlaces, biografía, líneas de su trabajo, imágenes de obras o citas de otras personas sobre su obra.

Además, cada artista tiene asignados varios temas, que funcionan a modo de tag y la web permite buscar por temas, por ejemplo, artistas que abordan el trabajo, la instalación, la comida o la escultura.

Por el momento la respuesta más completa que tenemos viene del ámbito de la docencia.  Se han realizado distintas sesiones de formación con profesionales del sector y en todas ellas se ha valorado muy positivamente tanto el contenido como la forma. El profesorado participante en el curso de formación específico realizado este curso 2020-2021 ha puesto en marcha proyectos educativos en sus aulas en los que los procesos artísticos de diferentes artistas de TRESNAKA han sido ejes clave desde lugares muy diferentes, aunando así los intereses de la comunidad educativa con las líneas de investigación y recursos planteados por cada artista de TRESNAKA.

 




El ejercicio del 2020 fue sin duda extraordinario por el impacto del COVID. ¿Cómo afectó la crisis a vuestro?

El campo que más afectado se ha visto dentro de nuestras líneas de trabajo es el educativo. Si antes se acogía a aulas enteras de estudiantes en el centro y se invitaba a artistas a participar en las escuelas, el curso pasado esto ha tenido que ser rediseñado adaptándonos a cada escuela participante. También cancelamos los eventos en vivo, como el Aperitifak y los Laboratorios de cuerpo, tras haber hecho un intento de hacerlos online y ver que no funcionaban tanto como de forma presencial.

Pero esto no ha supuesto un problema demasiado grave, puesto que hemos dirigido aún más esfuerzos hacia los procesos de creación que se llevan a cabo en el centro. De hecho, hemos contemplado cómo ha aumentado muy notablemente la demanda de espacios de trabajo.

Entendemos que tiene que ver con diversos factores, como por ejemplo que cada vez se conocen mejor las condiciones y recursos que aquí se ofrecen, pero creemos que la situación social que estamos viviendo ha tenido mucho que ver, ya que mientras que no había muchas formas de ocio posibles, los y las artistas han podido concentrarse en su hacer. Más de una persona nos ha comentado que el venir a este lugar les ha salvado de lo que estaba ocurriendo fuera.

En cuanto al campo educativo, se han realizado los proyectos a través de tutorizaciones no presenciales, diseño de material específico para algunos grupos escolares o asistiendo a las aulas adaptando los proyectos a las medidas y realidades de cada centro escolar. Lo más afectado ha sido la formación al profesorado que ha tenido que ser exclusivamente on-line. Hemos trabajado más para poder ofrecer recursos que se pudieran adaptar a las realidades cambiantes de la comunidad educativa en esta pandemia.


¿Cuáles son los desafíos del Centro Huarte de cara a los próximos años?

Nuestra participación en la dirección del Centro Huarte termina dentro de un año, pero suponemos que la idea del patronato es que este sea un espacio de uso, trabajo, formación y encuentro habitual entre artistas, un referente en Navarra pero también a nivel estatal.

 



Nuestro reto ahora mismo es dejar todo afianzado para que la próxima o próximas personas que vengan puedan darle una continuidad y aportar nuevas ideas desde otras miradas y lo mejoren y amplíen todavía más.

(2021eko abuztuaren 16an argitaratutako Berezia).

Euskadi, auzolana