"Laura de la Serna. Escultora de sueños"

Vitoria-Gasteiz Del 2 de junio 2021 al 15 de junio 2021
  • "Laura de la Serna. Escultora de sueños"

ESCULTORA DE JIRAFAS Y SUEÑOS

En un paisaje que para el ser humano es árido, donde la fuerza y la intuición son dos características que caminan juntas, habitan unos seres impresionantes que asoman elegantes, pacientes, curiosos… Bellos en toda su expresión y extensión.

Se cubren de una piel dibujada exclusivamente para ellas, mientras ajenas a su majestuosidad, viven en un mundo de alturas como si fueran nubes.

Ellas dibujan uno de los cuadros que más me gustan, un paisaje de sabana junto a elefantes, cebras, hipopótamos, dando calor, color, vida, fantasía… en un mundo real y salvaje.

Ellas encarnan la sutileza y la fragilidad en una tierra de supervivencia, donde sus largas y delgadas patas y su cuello sin fin se convierten en sonidos de violines en medio de una guerra.

Te invitan a su paz, mientras se alimentan en las acacias y es que estos animales amables y silenciosos que mueren tan jóvenes, tienen el poder de la serenidad que tanto nos atrae a quienes sabemos ver más allá de lo intrínseco.

Y un día no sé porqué empecé a pintarlas,  en un momento de caos y de orden, aparecieron ellas atravesando mi niebla de dolor y amor.

Como si vinieran a rescatarme para llevarme a lugares remotos.

Llegaron para quedarse, para enseñarme a enseñar que la fragilidad y la armonía se pueden imponer en este mundo extraño y rápido…

Mientras que yo luchaba en una batalla perdida, ellas me traían mensajes. Y yo como una niña me abracé a ellas dejándome llevar.

Ellas se manifiestan en mis cuadros donde se sumergen en paisajes heridos, horizontes que han sido oscurecidos por el ansia humano.

Ellas son las heroínas con mensajes que se abren camino en el caos que habita el mundo.

Me manifiestan sus misterios y se hacen dueñas de mis pinceles para darlas vida como el cine a los libros.

Manejan mis manos como si fueran titiriteras y yo me dejo poner las cuerdas en los dedos. A partir de ahí, me convierto en la escultora de jirafas…

Y a partir de ellas, también de los sueños que vienen  a poner orden ante tanto caos y mis manos son el puente entre la realidad y los sueños y de la esperanza atravesando esos puentes…


En breve

Dónde

Euskadi, bien comn