"Armería artística Eugui, Navarra"

Bilbao Del 12 de marzo 2024 al 21 de junio 2024
  • "Armería artística Eugui, Navarra"

El programa La Obra Invitada confirma su seña de excepcionalidad trayendo al museo, gracias a la Fundación Banco Santander, un conjunto de objetos de armería suntuaria procedentes de la histórica ferrería de Eugui (Navarra). Se conservan en la Real Armería de Madrid y pertenecen a las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional.  

Se trata de tres piezas de extraordinaria calidad, fechadas en la última década del siglo XVI y primeras del XVII: una celada (c. 1596) profusamente ornamentada en ataujía en oro y plata, la rodela del Juicio de Paris (c. 1598) con tema y vocabulario formal de herencia clásica y un arcabuz (c. 1620) que destaca por ser la única arma de fuego conocida procedente de Eugui. Las acompaña un escogido aparato documental del siglo XIX formado por un libro ilustrado con las mejores producciones de la armería publicado por el medievalista francés Achille Jubinal, fotografías de época de Charles Clifford (1) y Jean Laurent (3), y el álbum fotográfico del conde de Lipa. Todo ello pone de relieve el interés que históricamente han despertado las piezas de Eugui. 

La ferrería de Eugui

Entre los siglos XV y XVII la producción europea de armas se concentró principalmente en Flandes, el sur de Alemania y el norte de Italia. Durante la primera mitad del siglo XVI estos centros fueron asimilados por la corona española, pero tras la muerte, en 1558, del emperador Carlos V solo subsistieron como centros de lujo en el ámbito de la monarquía hispana Flandes y Milán. Poco conocidas hasta ahora, en este contexto destacaron también las armerías vascas y navarras, y entre ellas la ferrería de Eugui (Navarra) como su ejemplo más sobresaliente. 

En apenas cuatro décadas -entre 1595 y 1634- la ferrería de Eugui dejó una producción artística que configura uno de los conjuntos más notables de armería de lujo del patrimonio histórico español. Ubicada al norte de Pamplona en la actualidad es considerada por su calidad un centro único en Europa y uno de los mejores exponentes de la tradición italiana. Su esplendor fue posible gracias al interés de Felipe II, que la adquirió y dotó con el grupo de armeros milaneses que trabajaron en ella. El número de obras que han llegado hasta nuestros días es muy reducido y, cronológicamente, se relaciona con Felipe III y su familia. 

 


En breve

Dónde