Licencias Poéticas: "La agonía del Eros"

Bilbao 16 de mayo 2024
  • Licencias Poéticas: "La agonía del Eros"

Desde el mito de Psique y Eros narrado en las Metamorfosis de Apuleyo hasta las teorías del psicoanálisis de Sigmund Freud, que definieron las pulsiones del Eros y del Thanatos, han sido muchos los artistas que han transitado por este binomio indisociable, a través de la historia del arte y la literatura. Y es que, Eros responde a la pulsión de vida, al dinamismo y la supervivencia, al más puro de los amores y a la carnal sexualidad; por el contrario, Thanatos representa el deseo inconsciente de muerte, de vuelta a lo orgánico, de regresión, reposo y disolución.

En el Eros, encontramos uno de los temas centrales de las obras de los surrealistas, como la obra El Cazador del artista Óscar Domínguez. En el centro del lienzo, identificamos la representación de una jaula-mano con claras alusiones a esta doble pulsión: el deseo y la opresión, temas recurrentes en los versos del poeta surrealista, Paul Éluard. Además, el cuadro se hace eco de las pulsiones sexuales, tal y como también lo hizo Francis Bacon a través de la representación Figura tumbada en espejo, basada en la obra literaria de William Butler Yeats y su soneto Leda y el cisne.

Por contra, el Thanatos se nos presenta en el umbral de la puerta de hierro realizada por Francisco Durrio para el panteón de la familia Echevarrieta, dándonos la bienvenida a un viaje hacia las oscuras profundidades. Al igual que hizo Dante en la Divina Comedia atravesando los nueve círculos del infierno para reencontrarse con su amada Beatrice y Orfeo en su viaje por el inframundo para salvar a Eurídice, los elementos ornamentales de esta reja -como las mariposas o el astro sol- también nos susurran los secretos del amor y de la muerte. Metáforas que tan bellamente han sabido interpretar importantes literatos, como Emily Dickinson, Haruki Murakami, Gonzalo Correas o el mismo Francisco de Quevedo y Villegas“Mariposa elegante, que vistió rosas y voló con flores; y codicioso el fuego de sus galas, ardió dos primaveras en sus alas. Su tumba fue su Amada, hermosa sí, pero temprana y breve; ciega y enamorada… Mucho al Amor y poco al Tiempo debe, pues en sus amores se deshace… ¡Escríbase!: Aquí goza, donde yace”.

 


En breve

Dónde