Dantza Agerketa, investigación y exhibición con "marca" Basauri

  • Dantza Agerketa, investigación y exhibición con "marca" Basauri

La localidad de Basauri acoge, desde hace 45 años, una exhibición de danzas autóctonas de Euskal Herria en la que los grupos participantes presentan piezas de sus lugares de origen, algunas de ellas ya perdidas. La investigación y recuperación de este patrimonio estuvieron detrás de la puesta en marcha de la Dantza Agerketa, que se ha celebrado el pasado 16 de septiembre. Nerea Egurrola, Kepa Ogiza, Pili Castro, Arantza Maza y Gurutze Maza, algunos de los miembros de la comisión organizadora de la presente edición, han explicado a Kulturklik los detalles de esta cita.

 

¿De dónde surgió la idea de organizar la Dantza Agerketa? ¿Cómo fueron esos primeros años?

A finales de los años sesenta y primeros de los setenta del siglo XX, hay una corriente de personas que abogan por investigar y conocer a fondo nuestras danzas y sus raíces, en contraposición a la tendencia del momento, que se centraba en la presentación de danzas que tenían poco que ver con las que se estaban haciendo en sus lugares de origen. De acuerdo con ello, en esa época, se toman como modelo las danzas autóctonas, se inicia una mejor investigación y recogida de las mismas, y se da más valor a lo que representa el auténtico folklore, distinguiéndolo del mero espectáculo, y a las formas coreográficas tradicionales.

En este contexto se plantea el Dantza Agerketa de Basauri. Existió un antecedente del mismo el año anterior, cuando Sabin Egiguren, a iniciativa de la cuadrilla y a la vez grupo de danzas “Edurre” que contacta con él, organiza un alarde de danzas. Así, en octubre de 1971, presenta a grupos autóctonos junto a grupos urbanos. El primer Dantza Agerketa como tal se celebró en 1972, con el nombre “Euskal Herriko Lehen Dantza Agerketa Nagusia” y significó para Basauri unirse a ese movimiento de acercarse a las fuentes de la danza vasca, al lugar de origen de las mismas.

Basauri contribuyó a fomentar la transmisión de nuestro patrimonio coreográfico. Así, se trae antes a una representación de dantzaris de la localidad de origen que a grupos de danza formados, en algunos casos, saliendo por primera vez fuera de su pueblo para representar su auténtico folclore, juntándose expresamente, en más de una ocasión, para rescatar del olvido sus danzas, quehaceres y costumbres. Convencer a personas veteranas y grupos de danzas para que mostraran por primera vez fuera de su pueblo o para que ejecutasen danzas semi-perdidas, fue una labor muy meritoria realizada por las personas, dirigidas por Sabin Egiguren, que se desplazaban recorriendo una gran cantidad de kilómetros. En los viajes, junto al chofer Jokin Martínez, acompañaban a Sabin muchas veces Luis Ángel Corcuera y Marian Egaña, siendo Erramun Gerrikagoitia otro de los colaboradores en estas giras y relaciones, sobre todo por Zuberoa. Durante esta época también colaboraron al micrófono, presentando el festival, Mikel Argiñarena, Joseba Arrieta Txertudi e Iñaki Irigoien.

Con todo ello, Basauri facilitó poder contemplar en un mismo día danzas autóctonas de distintos lugares de Euskal Herria, en una época en la que desplazarse al lugar de origen era bastante más difícil que en la actualidad. Por este motivo, la presencia de folcloristas y personas interesadas en nuestra cultura tradicional fue muy notable, sobre todo en esos primeros años.

 

 

¿Cuál ha sido el recorrido que ha vivido la exhibición en estos 45 años?

Euskal Herriko Dantza Agerketa es una exhibición que se caracteriza porque en ella solo participan grupos autóctonos o, excepcionalmente, aquellos que están manteniendo las danzas que se han perdido en sus lugares de origen. Esta peculiaridad se ha mantenido y cuidado durante todo este tiempo, a pesar de todos los cambios organizativos, de lugar, fechas y formato mediante los que ha tratado de adaptarse a la evolución de las circunstancias sociales y a la realidad de la danza y de Basauri. Desde el punto de vista organizativo, a grandes rasgos, podemos distinguir tres épocas.

La primera comprende desde el inicio en 1972 hasta 1981, algunos años bajo la dictadura de Franco. La dirección técnica corre a cargo de Sabin Egiguren. La exhibición tenía lugar el último domingo de octubre, inicialmente en el patio del Colegio Velázquez y más adelante y durante varios años, en el campo de fútbol del Basconia, en Basozelai. Solía durar todo el día, desde las 9 ó 10 de la mañana y hasta el atardecer; era un espectáculo largo y que permitía ver muchas y variadas danzas de todo Euskal Herria. Uno de los hitos más importantes de esta época se produjo en 1981, cuando con motivo del homenaje a Pierre Bordazarre, “Etxahun Iruri”, se consiguió la mayor representación zuberotarra que jamás haya salido de Zuberoa a cualquier punto de Euskal Herria. Además de diversas danzas de Zuberoa, los basauriarras tuvimos la suerte de gozar con la representación de diversos actos de la pastoral “Ximena”. Este año ya tuvo lugar otro cambio importante, el de fecha, ya que se celebró a finales de junio, con la intención de buscar mejores condiciones meteorológicas.

La segunda época, comprende desde 1982 a 1994 y en ella la organización pasa a depender de una comisión técnica. En ella toman parte Euskal Dantzarien Biltzarra (más adelante, Bizkaiko Dantzarien Biltzarra), los grupo de danzas del pueblo (Agintzari, Indartsu y Edurre, posteriormente también Basauritar), el propio Ayuntamiento de Basauri, la coordinadora de cuadrillas Herriko Taldeak y Peto Lezameta, como coordinador principal del acto. Este primer año se celebra el 23 de mayo y en Basozelai, pero los siguientes años pasó a realizarse en junio y en el campo de fútbol de Soloarte. Se sigue manteniendo el mismo esquema, es decir, mañana y tarde, excepto en 1990 que se hizo por primera y única vez en dos días: sábado por la tarde y domingo por la mañana. A partir de esta edición, se cambiará nuevamente la fecha, dado que junio era una fecha poco propicia para los estudiantes. Se pasa primeramente a octubre y a partir de 1993 se opta por el tercer fin de semana de septiembre, fecha que se mantiene hasta hoy en día.

La tercera época va desde 1995 hasta la actualidad. En ella la organización recae en una comisión formada por representantes de los grupos de danza del pueblo, con asesoramiento de Bizkaiko Dantzarien Biltzarra e Iñaki Irigoien y el patrocinio del Ayuntamiento de Basauri y de la Diputación Foral de Bizkaia. Durante esta época se cambia nuevamente el lugar, celebrándose un par de años en el polideportivo de Artunduaga y desde 1998 en la ubicación actual, el parque de Bizkotxalde. Además, desde el año 1997, se cuenta con el Social Antzokia como alternativa para los días de lluvia, ya que anteriormente hubo que suspender algunas ediciones debido a las inclemencias meteorológicas.

Tras probar diferentes horarios, a partir de la edición número 30, se pasó al formato actual en el que se celebra el tercer sábado de septiembre en horario de tarde-noche. Esto ha permitido resaltar las danzas y ritos representados por los grupos invitados con iluminación, y acompañarlos con proyecciones de los lugares de los que proceden, lo que ayuda a conocer el contexto de esas costumbres y a ofrecer un espectáculo vivo y atractivo, más adecuado a los gustos actuales. Asimismo, también en esta época se han organizado otros actos complementarios, como exposiciones, charlas… y, ya de forma habitual, una romería y talleres la víspera y una actuación de los grupos locales al día siguiente.

 

 

¿Qué clase de danzas son las “autóctonas”, que hacen tan especial esta muestra?

Para que una danza sea considerada autóctona es necesario que se represente en un momento (festividad local, carnaval, etc.) y lugar concretos y que, además, tenga un significado especial y sea algo esperado por las personas que viven o acuden en ese momento y a ese lugar señalados. Por ende, consideramos grupos autóctonos a los que conservan esas danzas; a veces se trata de grupos que funcionan de forma estable y que ensayan a lo largo del año pero, en otros casos, el grupo únicamente se reúne para ensayar unas semanas o días antes del momento en el que se ha de actuar. Por ello, algunas de estas danzas solo pueden disfrutarse en su lugar de origen y en esos días concretos. Ocasionalmente, cuando una danza ha dejado de practicarse en el pueblo de origen, se invita al Dantza Agerketa a algún grupo que la siga interpretando. Tratando de ser fieles a su contexto habitual, el ‘Dantza Agerketa’ de Basauri se desarrolla al aire libre, ya que -en su origen- estas danzas se realizan en las calles y plazas de los pueblos, en el pórtico de la iglesia, etc.


Sin duda son parte importante de nuestro patrimonio. ¿Existe un peligro real de que se pierdan?

Creemos que sí existe un peligro real de que desaparezcan algunas de nuestras danzas. De hecho, hay danzas que se han visto en Basauri y que han desaparecido durante muchos años de sus lugares de origen. Un ejemplo son los Paloteados de Villabuena, que se pudieron ver por última vez interpretadas por dantzaris de este pueblo de la rioja alavesa en Basauri en el año 1977.

Por eso, el espíritu y la finalidad del Dantza Agerketa es apoyar y dar valor a la labor de los grupos autóctonos, y animarles a que mantengan en toda su fidelidad y variedad la riqueza folclórica de Euskal Herria. De hecho, algunos de los grupos que han participado nos han trasladado que para ellos venir a Basauri ha servido de aliciente y que es motivo de orgullo y de reconocimiento.

Confiamos en que la danza autóctona tenga futuro pero sabemos que tendrá cambios, porque el folklore es algo vivo que va cambiando y adaptándose a la realidad de cada momento. Es más, el Dantza Agerketa ha sido testigo de muchos, algunos casi imperceptibles y originados por el relevo generacional y el estilo personal de cada dantzari que enseña a otro, y otros más evidentes, como, por ejemplo, los originados por la incorporación de la mujer a danzas que antiguamente sólo eran realizadas por hombres, o los que se dan en los trajes al dejar de existir determinados tejidos. Por suerte, toda esta evolución está documentada en vídeo desde el año 1982.

 

 

¿Qué clase de trabajo se hace en los pueblos de Euskal Herria para investigar y recuperar este tipo de danzas?

Durante muchos años ha habido una gran labor de investigación y recuperación de danzas que se habían perdido, bien acudiendo a textos antiguos o mediante entrevistas a gente anciana que recordaba pasos de algunas danzas que se bailaban en sus localidades. Actualmente se siguen recuperando o, más bien, recreando danzas que se hacían antiguamente; para ello, se toman como base partituras, a partir de las cuales se crean las danzas, y grabados e imágenes antiguas, que sirven para recrear el vestuario de aquellas danzas perdidas.

El Dantza Agerketa siempre ha mostrado interés por mostrar en Basauri también las danzas que se recuperan o recrean. Cuando se constata que es una tradición asentada en su pueblo, que se realiza en un día señalado, y que es algo esperado, se invita a estos grupos al espectáculo, dando, de alguna manera, valor a estas nuevas danzas que ya forman parte de nuestro folklore. Como anécdota, podemos contar que un grupo al que invitamos a participar tras representar una recreación durante años en la fiesta de su barrio, nos contó que después de su paso por Basauri sentían que ya habían obtenido la “categoría” de autóctono.


Más de cien voluntarios toman parte en la organización de la Agerketa. ¿Qué supone esta cita para Basauri?

En la comisión organizadora del Euskal Herriko Dantza Agerketa participan representantes de los grupos de danza de Basauri (Agintzari, Basauritar y Edurre) que se van reuniendo durante el año para conformar el programa de cada edición. Además, contamos con el apoyo y patrocinio del Ayuntamiento y de la Diputación de Bizkaia, la subvención de la BBK, y la colaboración de otros colectivos del municipio:

  • Tenemos que destacar el trabajo de Iñaki Irigoien y Joseba Ibarra, que llevan años ayudándonos en diversos aspectos de la propia organización de la exhibición, así como en las labores de presentación de la Agerketa.
  • Dantzaris de los grupos de Basauri, además de los de la comisión organizadora, se encargan de acompañar a los invitados durante el acto central del Dantza Agerketa, del reparto de programas de mano y la colocación de carteles, de la preparación de la romería y los talleres que se realizan la víspera, y cualquier tipo de ayuda que sea necesaria, además de participar bailando el día posterior al Agerketa.
  • Representantes de los txokos, que elaboran la cena a la que se invita a los dantzaris que participan en cada edición.
  • Herriko Taldeak, representantes de las cuadrillas que organizan las fiestas de Basauri, que colaboran montando las mesas y sirviendo la cena.
  • Bizkaiko Dantzarien Biltzarra, que asesora a la comisión y, en algunas ediciones, nos cede material para hacer exposiciones.
  • Danbolin Txistulari Elkartea, que encabeza el pasacalles que se realiza por las calles del pueblo momentos antes del inicio de cada edición y forma parte del grupo de músicos que realizan la romería de la víspera del Dantza Agerketa.
  • Varios músicos y colaboradores de los grupos de danza locales, apoyados por otros de Bizkaiko Dantzarien Biltzarra y de Bizkaiko Gaiteroak, para la romería
  • Colegio Bizkotxalde, utilizado como vestuario, y Colegio San José, que nos ceden sus instalaciones para poder celebrar la cena.

Todas estas tareas de organización de cada edición implican la colaboración voluntaria de más de 100 personas. Por otra parte, este espectáculo de danzas autóctonas hace que Basauri sea un referente en el mundo de la danza tradicional desde hace 45 años, convirtiendo a nuestro pueblo cada tercer sábado de septiembre en el centro de atención para los amantes del folklore. Por ello, nos gusta decir que Euskal Herriko Dantza Agerketa es parte de la marca “Basauri”.


 

¿Cuáles serán los próximos pasos de la Agerketa?

Nuestro interés es seguir manteniéndonos fieles a nuestra filosofía, acercando a Basauri el folklore tal y como se realice en los pueblos de origen y, a la vez, adaptándonos a los tiempos y a los nuevos medios como hemos hecho estos años, en los que hemos ido cambiado el formato. De momento, nuestra ilusión es llegar a la edición número 50 y celebrarlo de un modo especial.

Omer Oke (2010)

Euskadi, bien comn