Kaiola Festibala, el placer de la experimentación

  • Kaiola Festibala, el placer de la experimentación
    Aritza Landaluze, director de Kaiola Festibala

Galdakao acoge el próximo 26 de mayo Kaiola Festibala, un espacio para la música experimental que en tan solo tres ediciones se ha hecho un hueco en la escena de las propuestas menos convencionales. Aritza Landaluze, responsable del evento que reúne tanto a bandas internacionales como a formaciones de Euskal Herria, responde a las preguntas de Kulturklik sobre el encuentro.


¿Cómo fue la puesta en marcha del festival y qué acogida ha tenido en este tiempo?

La idea surgió de una forma natural. Tenía en mente organizar un festival de música diferente, experimental y un día se lo planteé a Ainhoa Agirregoikoa, concejala de cultura de Galdakao. Le pase un boceto de lo que tenia en mente, le gusto y comenzamos a trabajar en el proyecto.


Kaiola Festibala cumple tres años. ¿Cómo se ha crecido el festival desde su primera edición?

La verdad que el primer año fue extraño ver la respuesta de la gente. Era algo totalmente diferente, aunque la variedad de grupos fue algo más amable, por decirlo de alguna forma, para el espectador.
En la segunda edición fuimos directamente al grano de lo que creemos que deber ser el camino de Kaiola, y la respuesta fue genial. Vino mucha gente de un montón de pueblos de todas las provincias de Euskal Herria e Iparralde.


 

El vídeo de presentación del evento es toda una declaración de intenciones. Más allá de los conciertos, ¿qué se va a encontrar quien acuda por primera vez?

El video transmite nuestra identidad y personalidad, el camino que tomamos artísticamente. Hay varios mensajes en ese video y creo que refleja lo que es Kaiola en este momento. La gente se va a encontrar música directa, diferente, visual, experimentación y sensaciones que quizá sean difíciles de sentir con otro tipo de músicas. Por hacer una comparativa, será como cuando vas a ver una película poco convencional, una exposición de algún artista diferente que se puede salir de unos parámetros o cánones comunes.


¿Podemos hablar de escena de música experimental en nuestro contexto? ¿Cuál es su estado de salud?

No creo que se pueda hablar de una escena euskaldun de música experimental. Hay grupos y artistas con una larga trayectoria, pero no veo que exista un movimiento ni nada por el estilo. Es triste que los nuevos públicos no escuchen cosas diferentes, pero creo que en todas las generaciones ha existido gente inquieta y otra que se deja llevar. En los 80 fue una locura el movimiento punk que se nutrió de bandas, gaztetxes, fanzines y demás y la verdad es que es envidiable visto desde nuestra perspectiva. Ahora mismo veo muy difícil que se pueda crear algo así. La gente se mueve por otro tipo de músicas que están de moda. La verdad que da bastante pereza pensar en ello…


(Inoren Ero Ni)

 

Lo cierto es que todas las ediciones habéis buscado un cartel equilibrado entre propuestas internacionales y, precisamente, bandas de la escena local. ¿Cómo es el proceso de diseño de un programa con estas características?

Uno de nuestros objetivos princípiales es intercambiar con otro tipo de culturas esas músicas que hacen en otros países y es lo que nos motiva: buscar grupos que están totalmente en un circuito underground y en el que son reconocidos. Por otra parte, en Euskal Herria hay grupos que entran en el concepto de lo que creemos que es Kaiola y es ahí donde converge todo. Nos gustaría que la gente viese que hacemos algo con mucho cariño por la música, cuidando una imagen y lo que podamos transmitir.


Algunos de los grupos proceden de lugares como Japón, Estados Unidos o Reino Unido. ¿Qué les ofrece Galdakao para decidirse a tocar aquí?

Les ofrecemos tocar como ellos quieren, en un espacio que suena genial, venir a conocer nuestra tierra, explicarles cosas de nuestra cultura y ellos agradecen el esfuerzo que hacemos por llevar a cabo un proyecto como este. La mayoría de los grupos extranjeros han tocado por grandes ciudades de Europa como Paris, Bruselas, Ámsterdam, Berlín o Londres.


¿Qué destacarías del cartel de este año?

Destacaría en general que a los grupos que vienen del extranjero no es nada fácil verles en directo. Por ejemplo, cada miembro de Volcano the Bear vive en un país, llevan 2 años sin tocar y este será el único concierto que hagan en 2018. Vibracathedral Orchestra es otro grupo inglés que suele tocar muy poco en directo y lo hace cerca de su ciudad o cuando les invitan a festivales en Bélgica o Holanda. Ambos tienen muchas ganas de llegar y ver qué se van a encontrar, para ellos es todo un misterio.

Otomo Yoshihide tiene casi 60 años y ha tocado en todos los continentes y en casi todos los países, así que es todo un logro que pueda venir a Galdakao. Él y Chris Pitsiokos se han juntado para hacer unos conciertos durante una semana por Europa, así que son los únicos que están con una mini gira. El día anterior actúan en Londres y al día siguiente de Kaiola, en Oporto y Lisboa.

Para finalizar, con Borrokan e Inoren ero Ni pasa algo similar, no son grupos que se prodiguen mucho en tocar en Euskal Herria. Ambos son muy especiales, hacen algo diferente y es una pasada verles en directo.


(Otomo Yoshihide & Chris Pitsiokos)

 

¿Qué bandas te gustaría poder programar en futuras ediciones de Kaiola Festibala?

Todos los años comenzamos con una lista de unos 25 grupos o artistas que al final queda reducida a 5. Realmente durante el proceso de este año 3 grupos no pudieron venir y la idea siempre va cambiando o modificándose a lo largo de los meses. Podría hacer una gran lista de grupos que nos gustaría que viniesen… con algunos ya hemos comenzado a hablar para cerrar el programa de 2019, pero luego puede ocurrir que no cuadren agendas con las fechas y se hace inviable…

Euskadi, bien comn