Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector

  • Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector
    Mamen Moreu
  • Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector
  • Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector
    "Gerezi garaia / El tesoro de Lucio" de Belatz será uno de los protagonistas
  • Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector
    Rubén Pellejero
  • Salón del Cómic de Navarra: pasado, presente y futuro del sector

Del 6 de septiembre al 7 de octubre tendrá lugar en Pamplona el IX Salón del Cómic de Navarra, un encuentro que el año pasado tuvo 22.000 visitas y que implicó a más de un millar de escolares. La asociación Tiza está al frente del proyecto y nos ha desgranado las claves de la feria.

 

En 2010 iniciaba su andadura el Salón Internacional de Cómic de Navarra. ¿Cómo ha resultado el camino recorrido hasta ahora? ¿Qué valoración hacéis del trabajo realizado y de la respuesta del público durante este tiempo?

Las primeras ediciones nosotros las vivimos como espectadores, recuerdo disfrutar de las exposiciones y actividades… No estábamos acostumbrados a ver cosas así por aquí.

Gracias a la asociación Tiza la trayectoria del salón ha sido siempre ascendente y la respuesta del público también. Podría decirse que el salón lleva ya un tiempo consolidado y ahora está abriendo nuevos caminos.


Entre vuestros objetivos iniciales planteabais la reivindicación de la dimensión creativa y artística del cómic. ¿Creéis que se ha avanzado en este reconocimiento desde entonces?

Sí, mucho. Lo que diferencia nuestro salón de la mayoría de salones es que prima lo artístico (las exposiciones) sobre lo comercial (ferias de venta, stands de editoriales, etc.). Creemos que esto es algo que el público valora.

Desde un punto de vista más amplio, creemos que se ha avanzado mucho. El cómic, la novela gráfica, o como se le quiera llamar, está cada vez mejor valorado por público e instituciones y tiene mayor presencia en medios generalistas. La gente lee más cómic, aunque todavía estamos a años luz de lo que se lee en otros países.


(Vídeo resumen de la edición de 2017)

 

Precisamente una de las características que define el encuentro es la capacidad de acercaros al cómic desde otros lenguajes artísticos, como la música o el cine. ¿Qué lecturas aportan estas perspectivas?

Siendo el cómic un medio híbrido, fruto de la fusión de palabra escrita y representación gráfica, nos parece lógico explorar sus confluencias con otras disciplinas. Aún más cuando, tratándose de un lenguaje tan reciente, todavía cuenta con mil vías por explorar.

Creemos que el haber sido considerado desde siempre como algo popular, menos serio, ha jugado a favor de estas fusiones y nos ha dado grandes obras.


Otra de las motivaciones de la puesta en marcha del Salón fue la necesidad de habilitar espacios de encuentro entre autores y autoras con el público y de facilitar, al mismo tiempo, el debate ente la producción local e internacional. ¿Por qué la importancia de estos dos aspectos? ¿Cuál está siendo el resultado de este trabajo?

Estos encuentros, propiciados a través de charlas, firmas, talleres, etc., aparte de ser muy divertidos, sirven para conocer mejor los entresijos del medio. No sólo aspectos creativos o técnicos, también otras dimensiones: sociales, humanas o políticas, aspectos medioambientales, históricos, cuestiones de género…

Son experiencias muy enriquecedoras, tanto para el público como para los y las artistas, que además suele ser gente muy cercana, mucho más que en otros medios como la música o el cine.


El Salón ha mostrado desde hace años una gran sensibilidad en su programación, organizando sesiones accesibles para personas con diversidad sensorial. ¿Con qué objetivo se llevan a cabo estas actividades? ¿Cómo resultan las experiencias?

Estas actividades responden al objetivo de acercar el cómic a colectivos con difícil acceso a la cultura. Hemos trabajado con personas sordas, con disminuidos psíquicos, y también con personas en riesgo de exclusión social.

Para esta edición se ha realizado un taller en colaboración con Médicos del Mundo. El resultado podrá verse en el próximo salón.


Dentro de las actividades destaca, asimismo, el programa educativo, que se incrementa de año en año con nuevas propuestas. ¿Con qué bagaje se aproxima el público más joven al mundo del cómic? ¿Cuáles son las ventajas de este como recurso educativo?

Los chavales y las chavalas conocen Astérix, Tintín, Mortadelo… los clásicos que nunca pasan de moda. También les gusta mucho el manga. Los más pequeños son los que más leen; por lo general cuando se hacen un poco mayores están más a otras cosas. Nosotros intentamos inculcarles que el tebeo es un lenguaje que permite transmitir todo tipo de historias, una forma de expresión apta para cualquier edad.

 

 

En cuanto a sus ventajas, el cómic fomenta la creatividad y la lectura crítica, desarrolla la competencia narrativa y refuerza el lenguaje icónico. También es tremendamente entretenido y resulta más motivador que otras actividades más tradicionales. Aparte de resultar mucho más asequible que la mayoría de disciplinas artísticas: basta con un folio, un boli y... ¡echarle imaginación!

La pasada edición más de un millar de escolares pasaron por nuestro salón, este año esperamos incrementar esta cifra.


¿Qué destacáis del programa de este año?

Hemos reforzado los talleres, que se celebrarán todos los sábados por la mañana en Civican y vamos a acercar las firmas de ejemplares al pequeño comercio de la ciudad. También hemos preparado un programa de formación específica en cómic e ilustración para profesorado.

Respecto a artistas invitados, vamos a tocar el máximo de palos posibles: súperhéroes, histórico, underground, ilustración, cuestiones de género, temas locales, nuevos nombres, artistas consagrados, vertientes experimentales y hasta alguna que otra cosa más adulta.


Con la décima edición como horizonte, ¿hacia dónde quiere crecer el Salón? ¿Qué desafíos quedan aún por encarar?

Para la próxima edición tenemos apalabrados ya varios autores, entre ellos algún nombre bastante grande, esperamos un cartel que esté a la altura del aniversario. También se ha comenzado a trabajar en un proyecto asociado a la historia del cómic en Navarra.

Pero el mayor reto es acercar el salón a la calle, que la implicación de la ciudad sea mayor por medio de escaparates, colaboraciones con otras asociaciones, comercios, bares y restaurantes… como ocurre por ejemplo en Sitges con el festival de cine o en Angoulême en el ámbito específico del cómic.

 

(Este Especial se publicó el 30 de julio de 2018).

Euskadi, bien comn