"Errimak Bi Oinetan", bertso y danza cara a cara de nuevo

  • "Errimak Bi Oinetan", bertso y danza cara a cara de nuevo

Han pasado siete años desde que Haatik Dantza Konpainia iniciara su prolífica carrera con "Errimak Oinetan", una actuación que combinaba danza y bersolarismo. Ahora, aprovechando la perspectiva y la experiencia que aportan los años, el 27 de septiembre estrenarán un espectáculo que respeta el formato pero presenta una nueva mirada. Hemos podido conocer los pormenores y las novedades de la propuesta “Errimak Bi Oinetan” (que reúne a un gran equipo de trabajo) con sus directores, Aiert Beobide y Unai Elizasu.

 

“Errimak Oinetan” fue el trabajo que inició la trayectoria profesional de Haatik Dantza Konpainia en 2012. ¿Qué acogida tuvo entonces? ¿Qué sensaciones os dejó el espectáculo?

(Aiert Beobide): Iniciamos ese primer trabajo mezclando las ganas y la frescura de un grupo recién creado con las dudas y los nervios habituales. Y la acogida nos sorprendió por completo.

El hecho de que presentásemos formas y situaciones poco habituales para un espectáculo de danza atrajo enseguida a los y las espectadoras. Se convirtió en un espectáculo que satisfacía tanto a la afición al bersolarismo y a la danza, como a las y los amantes de la música, de la creación vasca y de la cultura en general.

Que una actuación aparentemente tan sencilla tuviese tanto éxito en todos los pueblos nos dio mucho que pensar.


Siete años después, planteáis una revisión del espectáculo. ¿Qué áreas habéis querido revisar con esta segunda mirada?

(Unai Elizasu): La segunda mirada nace de la vivencia de la primera. Las sensaciones que puede producir una cosa nueva eran inimaginables y, aunque a nosotras y nosotros nos satisfizo enormemente, a fuerza de hacer actuaciones, nos dimos cuenta de que había campos, mundos, caminos que no habíamos tratado.

 

(Foto: Iurre Aranburu).

 

Dar cabida a las diferentes plazas del bersolarismo fue una de las ideas, y eso nos ha permitido abrir y explorar muchos caminos.

Por otro lado, hemos intentado utilizar otra forma de desnudar y sacar a la luz piezas de bersolarismo improvisados, históricos y conocidos. Las primeras actuaciones, visualmente, eran como una actuación de bersolarismo. En esta segunda actuación se podrán ver y escuchar diferentes actuaciones de bersolarismo.


¿Cuáles son, por tanto, las novedades que nos presenta “Errimak Bi Oinetan”?

(A.B.): El propio punto de partida es diferente. El primer espectáculo lo llevamos a cabo como un experimento, y esta vez hemos recuperado algunas cosas que no habíamos hecho antes; asimismo, la evolución que han tenido el tiempo, la sociedad, el bersolarismo y la trayectoria de la compañía ha impulsado que la creación haya tomado otros caminos.

Creo que únicamente la base es la misma que en el espectáculo anterior. Los bailes, las coreografías, las melodías, las voces… los espectadores y espectadoras encontrarán otra propuesta totalmente diferente.


Esta obra tiene la capacidad de llevar el verso al campo perfomativo, ofreciendo un ligero juego entre la palabra y el cuerpo. ¿Qué dificultades habéis tenido para compaginar y cruzar los límites de estos dos lenguajes? 

(U.E.): Más que dificultades, sólo hemos visto y sentido oportunidades. Al fin y al cabo, los versos son piezas que se ven. Nuestra compañía ofrecerá una forma bailada de ver esos versos.

Ha sido bonito combinar lo que se veía en los versos con lo que se veía en la danza: hasta qué punto se debe subrayar lo que dicen los versos a través de la danza, hasta qué punto se deben traer los límites de la danza al verso y viceversa. Ha sido un ejercicio muy interesante.

 

(Foto: Iurre Aranburu).

 

La propia escenografía de la obra nos lleva al mundo del bersolarismo: el/la artista desnudo/a en el escenario, ante un público que por un momento tiene toda la atención puesta en él o ella… ¿Cómo responden los y las bailarinas ante ese reto que es la improvisación?

(A.B.): Ese mismo escenario desnudo es la mayor particularidad de esta actuación. Y ese es el concepto que más nos atraía de una actuación de bersolarismo. Porque nos permite sentir y expresar las palabras, las melodías y los movimientos corporales desde la crudeza. Y gracias a esta sencillez, cualquier gesto, mirada, palabra o melodía adquiere una importancia absoluta.


“Errimak Bi Oinetan” se trata de una propuesta interdisciplinar, que además de bailarines y bailarinas cuenta con la participación de artistas como Igelen Banda, Maddalen Arzallus o Thierry Biscary, entre otros. ¿Qué criterios habéis tenido en cuenta para configurar el equipo de trabajo? 

(U.E.): Quienes han puesto voz a las canciones de la actuación y han creado los textos, además de ser amigas y amigos cercanos, han sido invitados para ofrecer un color diferente, algo de lo que carecía la primera actuación.

En cuanto a la música, surge de la confianza ciega que tenemos hacia Igelaren Banda y Bixente Martínez. Tuve la oportunidad de trabajar con ellos en la actuación Bertso Jazz, y cuando íbamos a crear la primera actuación, no tuve ninguna duda de que la banda sonora de esta película debía ser creada por ellos. Y sucedió lo mismo con esta segunda obra, teniendo en cuenta la experiencia de la anterior actuación y su capacidad creativa, porque entienden bien la idea de la representación y porque tenemos plena confianza en ellos… “Errimak Bi Oinetan” e Igelaren Banda, teníamos que estar en el mismo yugo.


El resultado del trabajo de estos últimos meses se podrá ver por primera vez el 27 de septiembre en Hondarribia. A partir de ahí, ¿cuál esperáis que sea el recorrido del espectáculo de danza “Errimak Bi Oinetan”?

(A.B.): Estamos seguros y seguras de que esta actuación nos dará una experiencia preciosa, y quizá también sorpresas.

 

(Foto: Iurre Aranburu).

Hemos empezado a recibir peticiones de actuaciones desde los pueblos donde estuvimos ofreciendo la primera actuación, tienen muy buenos recuerdos. Y no se arrepentirán. Creemos que el año que viene será movido, nosotros y nosotras lo estamos deseando.

 

(Especial publicado el 17 de septiembre de 2019).

Euskadi, bien común