III Feria de Publicaciones, encuentro con las editoriales independientes de Nafarroa

  • III Feria de Publicaciones, encuentro con las editoriales independientes de Nafarroa

Del 20 al 24 de noviembre tanto los pamploneses como los que se acerquen al Paseo Sarasate de la capital navarra podrán disfrutar de una propuesta cultural especial. Por iniciativa de Editargi, Asociación de Editores de Navarra, se celebrará la III edición de la Feria del Libro, Discos y otros soportes. Para conocer de cerca el proyecto, hemos hablado con Aritz Otazu, presidente de la asociación.

 

La 3ª edición de la Feria está a punto de comenzar. ¿Con qué objetivo se puso en marcha esta iniciativa?

La Asociación de Editores se creó hace más de 20 años. Lo cierto es que a lo largo de mucho tiempo no se pudieron llevar a cabo iniciativas estables, si bien sí hubo algunas conferencias o actividades, pero fueron experiencias de poco seguimiento. El año 2016 se juntaron las mismas editoriales (Pamiela, Txalaparta, Mintzoa, Igela…), pero a través de un grupo de trabajo diferente y, entonces sí, pusimos sobre la mesa algunos retos a afrontar. El primer objetivo fue dar visibilidad a nuestro sector, y para ello la creación de una feria nos pareció la vía más eficaz.

En el sector del libro hay un público fiel que sabe a dónde tiene que dirigirse, pero también hay gente que no nos conoce lo suficiente y queríamos buscar la referencialidad.

Con este proyecto, hace tres años nos acercamos al Gobierno de Navarra y celebramos la primera edición en Geltoki, convirtiendo las taquillas del antiguo edificio en un expositor. Empezamos siendo siete u ocho editoriales. Conseguimos un resultado bastante bueno, pero también es cierto que no acertamos a convertirlo en un lugar de encuentro. La gente pasaba pero no venía a conocer las editoriales; se acercaban como en un paseo. Por eso pensamos que necesitábamos un lugar mejor, en el centro. Y nuestra idea desde el principio fue el Paseo Sarasate. Hablamos de nuevo con el Gobierno y el Ayuntamiento, y en 2018 reunimos a 8 editoriales en este paseo tan emblemático de la ciudad de Iruña.

Y este año hemos conseguido un cierto clímax: nos hemos reunido 22 editoriales. Hay que decir, sin embargo, que no somos únicamente editoriales (y no queremos limitarnos a ello); cualquiera que publique tiene aquí cabida: autoeditores, instituciones, asociaciones…

Ha sido una gran sorpresa para nosotros porque llevamos muchos años trabajando en el sector y se han acercado a la feria editoriales navarras que no conocíamos… Por supuesto, también ese era uno de nuestros objetivos, crear una radiografía del sector y estrechar nuestras relaciones. La nuestra no es sólo una feria orientada a las ventas. Nosotros queremos influir, queremos crear la fiesta de la cultura. Y que la gente vea el catálogo que hay en Navarra.


Estáis trabajando para afianzar la cita. ¿Cómo están siendo estos pasos?

Este tercer año será muy especial para nosotros. Hemos dado un gran paso y hemos llegado a ese momento clave de avances cualitativos que, aunque suele ocurrir en la quinta edición, en nuestro caso se ha producido al tercer año.

Queremos consolidar la feria, pero, como decía anteriormente, no solo para garantizar la venta de libros. Queremos alimentar todo el ecosistema que nos rodea. Hemos organizado un día del estudiante en el que se llevarán a cabo varios talleres para mostrar cómo se hace un libro. De cara al próximo año, también queremos trabajar sobre el concepto de "fiesta" que he mencionado antes: conciertos, puestos, ambientar de alguna manera Sarasate… Los libros y discos seguirán siendo protagonistas, por supuesto. Nosotros también somos empresas y necesitamos beneficios para sobrevivir. Eso es así. Pero en ningún caso queremos quedarnos ahí, queremos ir un poco más allá.


Hay que destacar que habéis hecho un gran esfuerzo para que cualquiera tenga la oportunidad de poner un stand. ¿Cuál ha sido la respuesta que habéis recibido?

Es cierto que en años anteriores la participación ha sido mucho más cara. Y tenemos que decir que los expositores no son pequeños, son mayores que los que normalmente hay en las ferias. Pero, como he dicho, hemos hecho un gran esfuerzo para bajar los precios. Hemos destinado gran parte de las subvenciones que hemos recibido para que sean más baratas. También hemos hecho más publicidad. Y al final hemos conseguido reducir mucho el precio; este año sólo se ha tenido que pagar apenas un tercio para adquirir el expositor. 

Por supuesto, esta medida ha hecho posible que más editoriales se acerquen a nosotros. Estamos muy satisfechos con la respuesta. Estamos estabilizando la feria paso a paso. De cara al próximo año, el objetivo es que esta cita de noviembre esté en las agendas de muchas personas.


En el amplio universo de la edición y la publicación, ¿cuál es la aportación que hacéis los editores independientes?

A nosotros, cómo no, nos gustaría decir que estamos fuera de la lógica del mercado, y es verdad que vivimos en una cierta utopía, y nos gustaría tener una cierta influencia en las editoriales que no son independientes, para transformar esa lógica del mercado … Pero es muy difícil.

Nosotros somos independientes, y así nos definimos, porque no tenemos detrás una gran empresa que se dedique al ámbito de la comunicación, por ejemplo, como tienen otros, con patrocinios de televisiones, periódicos o radios.

En los estatutos de la asociación dejamos claro que las editoriales que tienen ese respaldo no pueden estar aquí, nuestro ámbito es otro. No decimos que sean mejores o peores, pero nosotros no somos así ni queremos serlo.


Para comenzar a ambientar la feria, preparasteis tres conferencias los días 14, 15 y 16 de noviembre. ¿Cuáles fueron los temas abordados?

Sí, la semana pasada organizamos tres conferencias en las que tratamos diferentes temas: las lenguas minorizadas, los libros ilustrados y el ámbito de trabajo de las editoriales independientes. Estamos muy satisfechos con la respuesta.

El día pasado, hablamos de las lenguas minorizadas (minorizadas y no "minoritarias", tal como quisimos recalcar). Es un concepto importante en muchos sentidos, porque pone el foco donde hace falta, en una intencionalidad buscada. Estuvieron profesionales de Cataluña, una editorial que publica en aranés... Conocimos diferentes realidades.

Hubo un debate muy interesante al respecto, relacionado con las subvenciones que se reciben de las instituciones. Se planteó un fenómeno que hemos vivido muchas veces en nuestro sector. Es decir, cuando se conceden subvenciones se producen dos situaciones desequilibradoras: se destina poca cantidad (que realmente puede tener poco impacto) y/o por otro lado, muchas veces no se hace ningún seguimiento de ese dinero público concedido (se recibe el dinero, pero no existe ningún control posterior). En ambos casos los donantes argumentan que existe un apoyo real y que apuestan por las lenguas minorizadas, pero es evidente que se puede gestionar mejor.

Estas charlas, como dices, han sido muy útiles para caldear el ambiente de alguna manera.


A partir de mañana, quien se acerque por primera vez a la Feria de Publicaciones, ¿qué encontrará en el Paseo Sarasate?

Hemos montado una carpa, pero no de esas convencionales con lonas. Es como un edificio cerrado y cubierto. Los stands también están cerrados y conseguiremos que la gente se quede más tiempo para poder ver los libros a gusto y con tranquilidad. Está climatizada, y también en el interior se creará un ambiente cálido física y emocionalmente, estamos seguros.

Además, de cara al fin de semana habrá un gran ambiente en la ciudad, con actividades no ligadas a nuestra feria (otras ofertas culturales, deportivas…). Serán unos días especiales.


Tal y como hemos comentado anteriormente, la feria está dando sus primeros pasos. ¿Cómo percibís el futuro?

Nosotros, repito, queremos hacer una fiesta, convertir nuestra feria en una fiesta. Estamos trabajando en esa dirección y somos muy optimistas. Ya hemos alcanzado, en cierto modo, los objetivos que teníamos cuando empezamos: hemos atraído a la mayoría de las editoriales navarras, hemos conseguido un lugar referencial… Claro, nos gustaría que se estabilizara la colaboración del Gobierno y del Ayuntamiento, una apuesta clara para llevar adelante este compromiso, y estamos en ese camino.

Para ser una feria no hace falta mucho más, ya tenemos lo fundamental. Lo que toca ahora es ir dando forma a todo esto: fijar una cita, desarrollar nuevas ideas complementarias, gestionar la repercusión… Son nuestros retos inmediatos.

 

(Especial publicado el 19 de noviembre de 2019).

Euskadi, bien común