Un lustro de apuesta por la cultura

  • Un lustro de apuesta por la cultura
    Txaro Arrazola, Jos Cos, Estbaliz Daz e Itzal, en la presentacin de la primera muestra (DNA)

  • Fecha2 de Diciembre
  • Temática Artes visuales

A finales de noviembre de hace cinco años se puso en marcha en la calle Costa Rica el proyecto de ¶espazioa, que en este tiempo ha acogido más de 30 exposiciones así como recitales, performances, encuentros y un largo etcétera de actividades

“Siempre he entendido este espacio como un lugar para la acción social agrupada” “La participación real de la ciudadanía es algo por lo que tenemos que seguir peleando”

Hasta el próximo 6 de diciembre está acogiendo la exposición Rasga2, de Enrique Santamaría. Justo al día siguiente, propondrá un recital performativo en torno a la presentación del libro Todas las mujeres alguna vez de Tarha Erena, quien también ofrecerá, de manera previa, un taller de arteterapia y feminismo. La rueda no para. De hecho, la programación para 2020 ya asoma. Pero siempre es buen momento para detenerse por un instante y ver tanto el camino recorrido como lo que viene por delante. Por eso, cuando ¶espazioa cumple y celebra sus primeros cinco años, es hora de asomarse con más detenimiento a lo vivido en este lugar en cuyo ADN está ser “autogestionado, independiente y no subvencionado”, como recuerda el artista José Cos, fundador y responsable de esta apuesta por la cultura.

Dora Salazar, Itzal, Lourdes Vicente, Txaro Arrazola y la historiadora del arte María José Aranzasti fueron las encargadas de subir el simbólico telón de cara al público el viernes 28 de noviembre de 2014, aunque en realidad la propuesta venía tomando forma y fondo en la mente de Cos desde tiempo atrás. La crisis económica golpeaba con fuerza, de manera muy importante a la cultura y a la relación de las instituciones con el sector. “En base a ella se justificaba la ausencia de políticas y presupuestos para la cultura. Había una falta total de criterio político-social” y el artista -hoy ya jubilado de su faceta de profesor en la Escuela de Artes y Oficios de la capital alavesa- sintió la necesidad de aportar su grano de arena para intentar darle la vuelta a la situación. Así, sirviéndose de las instalaciones de su propio taller en el barrio de El Pilar, ideó una iniciativa que se puso en marcha sobre tres ideas básicas. Por un lado, la visualización de la situación de la cultura en plena crisis y sus efectos, de manera específica, en las personas que se dedican a ella en el territorio, en lo local. Por otro, siguiendo esta línea, el compromiso desde la corresponsabilidad con ese panorama. Por último aunque no menos importante, el tercer fundamento esencial de su actividad tenía que ser la obligación de trabajar por la paridad real en el mundo del arte. “Siempre he entendido este espacio como un lugar para la acción social agrupada. Creo que las cosas hay que hacerlas con gente y a través de la gente”.

A lo largo de este lustro, son más de 30 las exposiciones que se han acogido, 17 de ellas colectivas, en las que han tomado parte más de 300 personas (162 de ellas, mujeres, es decir, el 60%). Sin embargo, desde el espíritu crítico que siempre le acompaña, Cos resalta que el proyecto tiene un déficit con respecto a la presencia de creadoras en lo que tiene que ver con las muestras individuales. Han sido nueve los hombres protagonistas frente a cinco mujeres. “Eso no puede ser bajo ningún concepto y tengo que darle la vuelta a esos números”. Con todo, en esta cuestión de la paridad, el fundador de la propuesta señala que en el sector cultural en general hay mucha tendencia a quedarse en las palabras y luego no traducirlas en hechos. “Sucede lo mismo con otras cuestiones esenciales para el sector. Por ejemplo, se ha aprobado el Estatuto del Artista pero no se desarrolla. O si se llevan a cabo determinadas medidas, como nos puede pasar en Álava, se hacen para actuar sobre empresas, que aquí son muy pocas, pero sin llegar a apoyar a las personas de base”.

Leer información completa en el sitio web de la fuente

Euskadi, bien comn