Instituto de Prácticas Artísticas, un espacio para trabajar la experiencia acumulada

  • Instituto de Prácticas Artísticas, un espacio para trabajar la experiencia acumulada
    (Imagen gráfica JAI: Gema Intxausti)

 

El Museo Artium de Gasteiz y el Centro Tabakalera de Donostia han unido esfuerzos para sacar adelante un proyecto formativo que tiene como recurso pedagógico principal la destreza acumulada por artistas de nuestro entorno y del contexto internacional durante años de trayectoria profesional. El JAI, Jarduera Artistikoen Institutua / Instituto de Prácticas Artísticas, que abrirá sus puertas el próximo verano, ha prorrogado su plazo de inscripción hasta el 30 de abril. Beatriz Herráez, directora de Artium y una de las impulsoras de la iniciativa, nos explica en qué consistirá.



¿Cuál es el objetivo de este programa?

El Instituto de Prácticas Artísticas JAI es una iniciativa del Centro Internacional de Cultura Contemporánea Tabakalera y del Museo Vasco de Arte Contemporáneo Artium, cuyo objetivo es promover el intercambio y la transmisión de conocimientos en el ámbito del arte contemporáneo, que ha sido tradición en el País Vasco.

Para ello, en esta edición adopta la forma de una escuela de verano en la que reconocidos profesionales del País Vasco y del ámbito internacional, con vinculación al contexto a través de diferentes proyectos expositivos, tanto en Tabakalera como en Artium, impartirán talleres de una semana de duración en los que el saber practico será una cuestión fundamental.

Se trata de fomentar una tipo de transmisión artística donde la experiencia y la práctica toman la centralidad. Por ello todos los participantes a su vez tendrán un espacio de taller y trabajo.


Su puesta en marcha responde a la búsqueda de sinergias entre las dos instituciones artísticas ¿Qué papel van a jugar tanto Artium como Tabakalera?

Lo primero es destacar el deseo de ambas instituciones de trabajar conjuntamente, de colaborar y trabajar en red, promoviendo un proyecto que es de interés general para agentes del contexto.

En segundo lugar, cada una de las entidades aporta a este proyecto común diversos proyectos que ya se están desarrollando en su seno, de manera que el profesorado estará constituido por artistas que forman parte de sus respectivos programas expositivos. Se trata de ampliar las intervenciones en el campo de agentes que tienen mucha experiencia acumulada que compartir.

Y en tercer lugar, siendo entidades diferentes en muchos aspectos, tanto Tabakalera como el Museo Artium aportan su especificidad, de manera que, por ejemplo, los talleres se desarrollarán en Donostia y Vitoria-Gasteiz acogerá una fase de comunicación pública como forma de clausura de la experiencia.


Itziar Okariz, Ibon Aranberri y Asier Mendizabal se encargarán de las tutorías, pero contarán con la colaboración de una decena de artistas/docentes para impartir las clases. ¿Qué perfiles habéis buscado para conducir el JAI?

La idea es que los y las artistas que conforman el comité se involucren en las tutorías individualizadas con las que se pretende tejer la heterogeneidad de contenidos que el curso propone.

Lo que determinara todo este material es que en todas ellas responden a una misma pregunta, que es la pregunta sobre el saber práctico.

El perfil de participantes es el de gente interesada en las metodologías artísticas. Para qué fin quieran usar este saber no es lo principal, lo importante es la consideración epistemológica de la práctica artística y el deseo por profundizar en los problemas que esta nos plantea.


La filosofía del Instituto se basa en el dialogo continuado entre los y las artistas y sus propias producciones. ¿Cómo se va a desarrollar esta metodología de trabajo?

Por un lado, cada participante dispondrá de un estudio de trabajo durante los tres meses que dure la formación, y tendrá lugar en el taller del Espacio de Creadores de Tabakalera.

Entendemos la propia experiencia de compartir un espacio y un tiempo de trabajo como una oportunidad única para el aprendizaje. Un diálogo que se produce de forma coreográfica, y en la que se tejen diversas relaciones entre participantes, tutorías y profesorado.  

Aunque aún está sin definir el formato, que dependerá en gran medida de cómo se desarrolle esta primera fase, el tramo que tendrá lugar en el Museo Artium estará igualmente presidido por procesos de diálogo y transmisión.


¿De qué otros recursos van a poder disponer las personas seleccionadas para esta primera edición?

Las herramientas fundamentales serán la disposición de los espacios de trabajo y los recursos técnicos / humanos de ambas instituciones.

Por otro lado, creemos que es determinante entender que esta materialidad estará atravesada por el contacto e intercambios continuos con tutores y profesorado.


¿Qué criterios van a primar en la selección de las personas que conformarán la primera promoción del Instituto?

La convocatoria está dirigida a personas  con interés en profundizar en las metodologías del arte.

A partir de ahí, y dado que las plazas son limitadas a un máximo de 16, un comité formado por las y los tutores y representantes de Tabakalera y el Museo Artium realizará la selección en base a la carta de motivación y la documentación aportada por cada candidatura.

Cabe recordar que el plazo de inscripción permanece abierto hasta el 30 de abril.


Esta iniciativa se presenta como un programa "piloto". ¿Qué desarrollo creéis que puede tener en los próximos años?

Tiene esa consideración de programa piloto: se trata de un programa nuevo, con objetivos ambiciosos y con un panel de profesores muy relevante.

Haremos una evaluación de la experiencia cuando concluya, pero la voluntad es que esta sea la primera de ediciones futuras.

 

(Especial publicado el 3 de abril de 2020).

Euskadi, bien común