MarraziOak, cuando imagen y palabra se funden

  • MarraziOak, cuando imagen y palabra se funden

Del 19 al 23 de octubre, la asociación Galtzagorri pondrá el foco en la ilustración y su aportación a la literatura infantil y juvenil de Euskal Herria. Con la colaboración de Juan Kruz Igerabide y Maite Gurrutxaga, la presente edición del taller MarraziOak se centrará en la tradición oral. Hemos hablado con miembros de la asociación para conocer los detalles.


Los talleres MarraziOak comenzaron en 2008. ¿Con qué objetivos se pusieron en marcha?

Los objetivos iniciales de MarraziOak eran dos: por un lado, ofrecer una oportunidad de formación a las y los ilustradores; por otro, crear un punto de encuentro para ellos. Y todo esto, queríamos hacerlo en torno a la literatura infantil y juvenil vasca y hacerlo en euskera. La ilustración ha sido siempre considerada un elemento secundario en la literatura; también en la literatura infantil y juvenil.

Sin embargo, Galtzagorri ha apostado por ella, y hemos puesto nuestro empeño en potenciar este campo y en fomentar la formación de los ilustradores, siempre en nuestro ámbito –la literatura infantil y juvenil–, entre otras cosas porque la magia de las imágenes tiene un enorme peso en la creación de futuros lectores.

Hoy por hoy, el nivel de los ilustradores e ilustradoras vascas es muy alto y la cantera viene con fuerza.

Gracias al taller MarraziOak y a otros proyectos impulsados por Galtzagorri, como BiKO-TEKA, nuestra asociación está poniendo su granito de arena en el desarrollo de la ilustración vasca, en el aumento de su calidad y variedad.

 



En estas doce ediciones, ¿cómo se ha ido desarrollando el taller?

La primera edición la organizamos en Arteleku en 2009, y las buenas valoraciones recibidas tras aquel encuentro nos animaron a seguir adelante.

Desde entonces, cada año hemos ido abordando diferentes temas: la redacción de cuentos y la autoedición, los microcuentos animados para jóvenes, técnicas de ilusionismo, vías de creación de álbumes mudos, formas de experimentar con el lenguaje tradicional, los libros de divulgación, la reinterpretación de la iconografía del siglo XX, los procesos de creación de libros para bebés, el tema de la memoria, el taller que enlazó los álbumes de libros y los libros de recetas y el taller actual, basado en la tradición oral.

Por otro lado, hemos tenido a muchos profesores y profesoras en, y cada uno de ellos ha hecho su aportación. Elena Odriozola, Gustavo Puerta, Harkaitz Cano e Ignasi Blanch han dirigido la mayoría de los eventos. Además, en los talleres iniciales, Isabel Herguera, Oier Guillan y Joxe Belmonte se encargaron de la dirección.

Se han publicado diversos trabajos creados en MarraziOak, y también se han organizado exposiciones con trabajos realizados en el taller.


El taller tiene un formato muy práctico. ¿A qué aspectos dais más importancia?

En cada edición, el taller de MarraziOak se asocia a un programa o temática concreta, y se elige un temario para profundizar en la ilustración narrativa. Así, se exploran diferentes vías para ilustrar una historia. Los guías se fijan especialmente en la secuenciación de la narración. Asimismo, ofrecen a los ilustradores abundante material y documentación sobre el tema que se trata. 

 

Además, damos mucho valor al tiempo que los ilustradores pasan trabajando por su cuenta: trabajan unos junto a otros, y además de poder compartir lo que están haciendo, pueden recibir consejos de los guías.

En definitiva, el objetivo del taller no es priorizar un solo aspecto, sino aunar muchos aspectos diferentes, de forma que al terminarlo el o la ilustradora tenga la sensación de que ha avanzado en su formación; y basándonos en las valoraciones recibidas, podemos decir que es así.  


Cada año elegís a una decena de participantes. ¿Se presenta un perfil concreto de ilustrador? ¿Qué criterios tenéis en cuenta para elaborar la lista de alumnos?

No hay un perfil concreto. A la hora de inscribirse les pedimos que nos envíen una muestra de su trabajo, y los responsables eligen a los ilustradores basándose en esos trabajos.

Por otro lado, podríamos decir que el único criterio de selección es la calidad; es decir, la calidad de las muestras que nos envían los ilustradores.


Este año hablaréis sobre la tradición oral, bajo la batuta de Juan Kruz Igerabide y Maite Gurrutxaga. ¿Cuáles serán los ejes principales del programa?

El objetivo del taller es dar a conocer el material que compone la poesía popular, y trabajar las posibilidades de secuenciación. La tradición popular nos ofrece materiales de diversa índole: los similares a escenas teatrales (Txirristi-mirristi: preparar la sopa y bebérsela); las conductas mágicas (Atxia-motxia: una forma de brujería); la distorsión de números (Baga, biga; Bat, Mattin parrat), las obras sin fin (Lihoaren penak, O Pello, Pello...); las sucesiones alternas (Akerra ikusi dugu, Behin joan nintzen azokara…).

Existen muchos tipos de tiempos y componentes espaciales en las secuenciaciones, pero también situaciones o posturas corporales de los personajes (en ese grupo también se pueden incluir los juegos con los dedos, por ejemplo).

 




¿Qué habilidades hay que desarrollar para dotar a la imagen de una estructura literaria (secuencias, series...)?

En el taller MarraziOak que realizaremos en octubre, los profesores darán a conocer la poesía popular a los participantes, y partiendo de ese material, los ilustradores analizarán varios tipos de secuencias: secuencias narrativas, secuencias emocionales, secuencias imaginarias... Asimismo, trataremos los cuentos ilustrados tradicionales.

En la asociación Galtzagorri creemos que la habilidad se construye mediante el conocimiento y la práctica; por eso queremos que los participantes alimenten estos dos pilares mediante nuestros talleres.


¿Han influido la crisis del COVID-19 y la "nueva normalidad" en la organización del taller?

La crisis sanitaria no ha afectado especialmente a la organización del taller MarraziOak. Gracias al apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, decidimos continuar con el taller, ya que los profesores se mostraron dispuestos.

Al igual que el año pasado, el taller se desarrollará en Undermount de Igeldo. Es un espacio amplio que garantiza las distancias necesarias, y cuenta también con una zona exterior que pueden utilizar los participantes y los guías.

Por lo tanto, estaremos en condiciones de tomar todas las medidas que la situación requiera y el taller se desarrollará con normalidad.


¿Qué otros temas os gustaría tratar en los talleres de cara a próximas ediciones?

Cada año, pasamos una hoja de valoración a los ilustradores que participan en el taller, para que den su opinión e indiquen qué temas se podrían tratar en futuras ediciones. Además de los temas que recogemos así, los guías también aportan sus propias ideas.

 

Entre los temas a abordar en el futuro, por ejemplo, tenemos en mente toda la obra que asume el ilustrador; es decir, en los siguientes MarraziOak nos gustaría estudiar el proceso creativo de la obra que crea el ilustrador independientemente del escritor.

 

(Especial publicado el 29 de septiembre de 2020).

Euskadi, bien común