Itziar Ituo: "Rodar en euskera es especial para m y adems contribuye a que la lengua est cada vez ms viva"

  • Itziar Ituo:
    Itziar Ituo, la actriz protagonista de 'Hil Kanpaiak' DAVID HERRANZ

  • Fecha20 de Noviembre
  • Temática Audiovisual

La actriz protagoniza 'Hil Kanpaiak (Campanas a muerto)', el filme de Imanol Rayo que llega este viernes a las salas cargada de dosis de intriga y tragedia clásica

Tras sorprender en 2011 con su ópera prima Bi anai (Dos hermanos), Imanol Rayo (Pamplona, 1984) regresa a la gran pantalla con Hil Kanpaiak (Campanas a muerto). "Es un director diferente", asegura Itziar Ituño (Basauri, 1974), protagonista del largo junto a Eneko Sagardoy y Yon González. En una pausa del rodaje de la última temporada de La Casa de Papel, la actriz desgrana las claves de este thriller, con tintes de tragedia clásica, cuyo detonante es el hallazgo de unos huesos en el terreno de un caserío familiar, que reabrirán heridas del pasado sin cicatrizar.

¿Qué le atrajo en un primer momento de Hil Kanpaiak cuando el guion llegó a sus manos?

–La verdad es que no conocía el libro en el que se basa –la novela de Miren Gorrotxategi– y lo que más me gustó quizá fue el ambiente. La historia también me enganchó, pero el ambiente que generaba el guion al leerlo me enganchó mucho... Y el personaje, por supuesto.

Su personaje es Karmen, una mujer que vive con su marido en un caserío donde encuentran los huesos humanos, enterrados en el jardín. Además de ser ella uno de los pilares de la historia, ¿cómo definiría a su personaje?

–Es una mujer que ha sufrido mucho desde bien joven y que tiene un punto de desarraigo. Ha ido a parar a ese caserío quién sabe por qué, probablemente ella ni siquiera sea de ese pueblo... Ha aterrizado ahí, ha tenido mala suerte en lo emocional y se ha conformado con lo que la vida le daba. Se ha tratado de amoldar, pero lleva dentro una herida muy grande y una rabia y unas ganas de vengarse por todo lo que le va sucediendo... Tiene una coraza muy grande, pero por dentro es como un polvorín. Es un poco la bruja de la historia, la sorgina.

Un polvorín contenido, introspectivo, ya que en la película no es protagonista la palabra. De hecho, dice Imanol Rayo que este es un largo guiado por las miradas. ¿Cómo fue la construcción del personaje, desde este punto de represión?

–Fue un ejercicio de mucha contención. Se nos pedía contener todo ese batiburrillo de sentimientos y tratar de poner cara de póker. Lo que ocurre es que a través de los ojos se lee todo lo que está pasando. Ha sido muy interesante trabajar con Imanol.

Mencionaba antes que le atrajo el ambiente que recreaba el guion y en pantalla nos encontramos con una atmósfera oscura, densa, que parece pegarse al espectador.

–Sí, es un ambiente que te deja pegado y se te queda. Tenemos un ambiente rural, con una parte fría, los personajes también son así... Y hay muchos saltos en el tiempo en el mismo lugar. Se hace una composición del pueblo en el que suceden las cosas sin siquiera haber visto el pueblo entero, es muy fuerte: en la cabeza construyes ese entorno y ese ambiente con muy pocos pedacitos. 

Leer información completa en el sitio web de la fuente

Euskadi, bien comn