AtauriArt, auzolan cultural en la Montaña Alavesa

  • AtauriArt, auzolan cultural en la Montaña Alavesa

Se ha cumplido una década desde la puesta en marcha de AtauriArt. Este festival de Artes Escénicas de pequeño formato es una propuesta surgida ante la falta de actividad cultural en torno a Arraia-Maeztu, y en estos diez años ha conseguido convertirse en una de las ofertas más interesantes al final del verano. Hemos repasado junto a la organización la historia de la iniciativa y, aunque presentarán en las próximas semanas la programación de 2021, nos han avanzado algunos detalles de esta edición.

¿Cuál es la filosofía de AtauriArt? ¿Con qué objetivo se puso en marcha?

Desde sus inicios, nuestro objetivo fue promover la cultura en la zona de la Montaña Alavesa, porque considerábamos que hace diez años la oferta cultural era escasa en la comarca de Mendialdea y en el municipio de Arraia-Maeztu, y más aún en el caso de los municipios pequeños, ya que se limitaba principalmente a las capitales comarcales.

Queríamos fomentar la cultura de manera diferente en nuestros pueblos pequeños, para la gente y con la gente; por eso entendemos que "auzolan cultural" es una filosofía que define muy bien AtauriArt.



¿Conocíais algún festival rural similar? ¿Tuvisteis algún referente a la hora de diseñar la idea global?

Sí, por supuesto. Conocemos muchos festivales; el más significativo en nuestro entorno es el de Araia.

Sin embargo, a la hora de diseñar nuestro festival teníamos claro que debía adaptarse a nuestra realidad, porque Atauri es un pueblo de 30 habitantes y nuestros recursos eran muy escasos. Iniciamos el proyecto gracias a la ilusión de la gente, de artistas y de vecinas y vecinos, pero sin saber qué trayectoria tendría.

En esta edición celebraréis el décimo aniversario. ¿Cómo se ha ido desarrollando el festival durante todo este tiempo?

A decir verdad, al volver la vista atrás vemos con orgullo que el festival ha crecido enormemente. Por un lado, AtauriArt cada vez cuenta con más público, ya que hemos pasado de 30 asistentes en las primeras ediciones a casi 300 en las ediciones más recientes. La respuesta de la gente ha sido siempre maravillosa: además de formar parte del público, nuestros vecinos y vecinas están siempre dispuestos a ayudar.

Por otro lado, tenemos cada vez más recursos a nuestro alcance (colaboraciones, instituciones, aportaciones de la gente, etc.), y gracias a ello hemos podido llegar al auténtico caché de los artistas… En las primeras ediciones era imposible, por lo que la ayuda de los y las artistas fue muy importante.

 



Por último, a lo largo de estos años también hemos adaptado el formato. En un principio, todos los espectáculos se celebraban en dos fines de semana. Más adelante, en cambio, decidimos desarrollar el festival también a lo largo del otoño, para tener la oportunidad de disfrutar de la cultura también cuando termina el buen tiempo.

Como habéis comentado, la respuesta del público y los y las artistas participantes es óptima. En vuestra opinión, ¿cuál es la clave del éxito de la propuesta?

Sí, es evidente que su respuesta ha sido increíble y fundamental para la consolidación de AtauriArt.

En realidad, desconocemos cuál ha sido la fórmula del éxito, pero hemos conseguido que la gente sea público y participante del festival al mismo tiempo. En cuanto a los y las artistas, siempre han señalado el buen trato que se les ha dado, y esto es una señal de que hacemos bien las cosas.

Debemos mucho a los y las artistas y al público: son los motores de AtauriArt.

El año pasado tomasteis la decisión de continuar con la programación, adaptándola a la situación de crisis sanitaria. ¿Cómo fue el resultado?

En un principio tuvimos dudas; no fue fácil. Pero una vez que nos animamos y adoptamos todas las medidas, todo salió bien.

Es cierto que la carga de trabajo se duplicó: organización de turnos, control de entradas y salidas…

Sin embargo, el esfuerzo mereció la pena, y la gente nos lo agradeció profundamente. Demostramos que la cultura es segura y que en una situación así es posible disfrutar de ella adoptando todas las medidas sanitarias.

 

 

En vuestra opinión, ¿qué lección podemos aprender de esta situación en relación a la cultura en general y al sector de las artes en directo en particular?

Ha quedado claro que la cultura es necesaria para el bienestar de la sociedad. Pasamos unos meses muy duros, y reír y disfrutar del arte se hizo imprescindible para recuperar un poco de normalidad.

La pandemia nos forzó a buscar otro escenario, y casi todo el festival se celebró en las piscinas de Arraia-Maeztu. Fue una pena tener que salir de Atauri para poder continuar con el festival, pero teníamos que adaptar AtauriArt a la nueva situación.

Por otro lado, los y las agentes culturales han sufrido mucho durante esta crisis y queríamos ofrecer a los y las artistas una oportunidad para avanzar, ya que es un sector que debemos cuidar mucho.

¿Qué os gustaría destacar de la edición de este año?

Antes de nada, queremos subrayar que celebramos nuestro décimo aniversario. Este año nuestra intención es devolver el festival a Atauri, y, al mismo tiempo, trasladar los espectáculos a otros pequeños municipios de Arraia-Maeztu.

Los espectáculos que traeremos, como siempre, serán para todos los públicos: 5 espectáculos en total, un microteatro y una sesión de cuentacuentos, ¡todos sorprendentes! Creemos que la gente va a disfrutar mucho con la edición de este año.


¿Cómo queréis que siga creciendo AtauriArt? ¿Qué camino debe seguir en el futuro?

Entendemos que AtauriArt no tiene por qué cambiar demasiado… Quizá no deba crecer, ya que lo que buscamos es consolidar el formato actual. Para ello, es muy necesario conocer de antemano cuál será nuestro presupuesto, lo que, por desgracia, aún no hemos conseguido.

Por el momento, estamos organizando el festival sin tener todos los ingresos garantizados, lo que nos dificulta mucho el trabajo. No obstante, seguimos avanzando con la ayuda de vecinos y vecinas, colaboradores y artistas, así que, UMOREZ BIZI!

(Especial publicado el 23 de agosto de 2021).

Euskadi, bien común