"Aita Mari", auzolan por la vida y la dignidad de las personas

  • "Aita Mari", auzolan por la vida y la dignidad de las personas

Las dramáticas consecuencias de las políticas migratorias europeas no nos son nada ajenas. La mayoría asistimos, desde la distancia, al goteo diario de imágenes y noticias en este sentido. Pero también hay quien se ha involucrado, abandonando su más o menos cómoda vida para enfrentar esta situación. El documental “Aita Mari” es, precisamente, la crónica de unas pocas personas haciendo mucho, una llamada de atención para que público e instituciones nos impliquemos. Javi Julio (Donostia, 1978), director de la película, nos acerca los detalles de este trabajo en la víspera de su estreno en salas.   


Tu formación está relacionada con la Educación Social. ¿Cómo llegas al mundo del cine?

Estuve trabajando en pisos tutelados por la Diputación o en centros como ASPACE durante años, hasta que lo dejé para comenzar a estudiar en IVASFOT, una escuela de fotografía de Donostia. Después comencé a hacer colaboraciones como operador de cámara en documentales, para televisiones extranjeras... El siguiente paso fue comenzar a rodar cortos documentales a través del ensayo – error,  y así sigo.


“Aita Mari” no es tu primer acercamiento a las complicadas condiciones de vida de las personas refugiadas. ¿Qué aspectos concretos has querido destacar con este trabajo?

En este caso quería documentar cómo gente normal, humilde, decide dar un paso adelante y hacer algo para cambiar las cosas.  La palabra que resume el objetivo de este documental es auzolan, que no es otra cosa que la gente normal de la calle organizada y siendo solidaria.

 


Este documental trata de responder a la pregunta de ¿qué puedo o podemos hacer frente a la situación dramática que se vive en el Mediterráneo? Eso es “Aita Mari”, una respuesta colectiva a esta urgencia humanitaria.


La película documenta dos años de difícil recorrido desde la reforma de la embarcación hasta el primer rescate. ¿Cómo ha sido el trabajo de montaje de este material?

Desde el primer momento sabíamos que el recorrido y vida del barco era una historia en sí, pero también una excusa para contar cómo se estructura la política de fronteras de la Unión Europea y cómo los Estados no se hacen cargo de sus responsabilidades.

Por eso el gran reto de montaje de esta película ha sido narrar unos hechos cronológicos a la vez que hacíamos un resumen pedagógico de la realidad en Libia, Bruselas y otras esferas de poder donde se tomas las decisiones.


La televisión nos muestra de forma desgraciadamente habitual imágenes muy duras de rescates de personas en el mar. ¿Qué clase de mirada has querido darle tú al documental?

Este documental no habla de la épica del rescate en el mar. No queríamos recrearnos en imágenes del drama humanitario, sino en contar cómo personas anónimas echan una mano a miles de personas que se juegan la vida a diario para intentar llegar a nuestras costas.

 


La mirada tenía que ser mucho más pedagógica, para que dé ganas de volver a ver el documental y para invitar a todo el público a verla.


“Aita Mari” se estrena ahora en salas, tras su paso por los festivales de Cine y DDHH de Donostia e Iruña. ¿Qué sensación te han dejado los primeros pases? ¿Cómo ha sido la acogida del público?

De momento ha gustado mucho. Estamos muy contentos con la acogida.

En Donostia llenamos el Victoria Eugenia y eso quiere decir que la gente quiere conocer más sobre este tema.

Lo que el público agradece mucho es que este documental no sólo te cuenta la dura realidad en el Mediterráneo, sino que ayuda a generar un referente de solidaridad cercano, es decir, les da fuerza a las personas para organizarse y tratar de ayudar en este drama humanitario.


En este sentido, ¿qué reacción te gustaría provocar no solo en espectadores y espectadoras sino también en las instituciones responsables de las políticas migratorias?

Hay una canción de Maria Arnal y Marcel Bages que dice: La gent no s'adona del poder que té, “la gente no es consciente del poder que tiene”. Para mí es un resumen de la película: cuando la gente toma conciencia de algo, se empodera y se fija un objetivo –como en este caso era sacar el barco al mar para rescatar a personas– no hay nada que la pueda parar. Me gustaría que la gente saliera del cine con esta misma sensación.

Y a las instituciones, el documental muestra que si se ponen en el lugar correcto de la historia, son realmente útiles para impulsar el esfuerzo de la sociedad civil.


¿Cuál es el recorrido que quisieras que hiciera “Aita Mari”?

Que lo vea la mayor cantidad de gente posible, claro. Después del cine, pasará por ETB, ya que colaboraron con la producción y de ahí, a alguna otra plataforma digital.

 


Sin embargo, me haría especial ilusión que terminara como material didáctico en Ikastolas o institutos, crear un espíritu crítico en los y las jóvenes para luchar contra los bulos o el discurso del odio que determinados partidos difunden diariamente.

 

--

La película se podrá ver desde mañana en los siguientes salas:

  •     BILBAO. Golem Alhóndiga
  •     DONOSTIA. Trueba
  •     IRUÑEA. Golem Yamahuchi
  •     ERRENTERIA. Cines Niessen


Además, se han organizado próximamente los siguientes pases:

  •     ZARAUTZ. Modelo Antzokia. 4 diciembre
  •     BERMEO. Nestor Barrentxea Aretoa. 7, 8 diciembre.
  •     VILLABONA. Gurea Antzokia. 11, 13 diciembre
  •     ZUMARRAGA. Zelai Aristi Aretoa. 11, 13 diciembre
  •     BEASAIN. Usurbe Antzokia. 14 diciembre
  •     GETXO. Getxo Zinemak. 15 diciembre
  •     DURANGO. Zugaza Zinema. 16 diciembre
  •     LEIOA. Kultur Leioa. 16 diciembre
  •     ANOETA. Kultur Etxea. 19 diciembre
  •     GALDAKAO. Torrezabal. 27 diciembre

 

(Especial publicado el 2 de diciembre de 2021).

Euskadi, bien común