BilbaoPoesía 2022, travesías verso a verso

  • BilbaoPoesía 2022, travesías verso a verso

El Ayuntamiento de Bilbao presentaba ayer la programación completa de BilbaoPoesía, un encuentro con casi un cuarto de siglo de historia y que este año se celebra del 15 al 24 de marzo. Diez días en los que la poesía será protagonista, a través de voces consolidadas pero también de jóvenes promesas. Begoña Morán, responsable del Festival, nos acompaña en este viaje por su trayectoria y nos desvela las intenciones de futuro.



¿Cuál es el origen de este programa y con qué objetivos se puso en marcha?

Hace 23 años iniciamos este proyecto con cierta timidez aunque con la intuición de que sería bien acogido en nuestra ciudad ya que Bilbao, a pesar de su pasado industrial, siempre ha tenido una gran trayectoria poética, tanto por las diferentes agrupaciones que trabajaban en este campo (destacando la labor de Zurgai, Poetas por su pueblo desde 1979), como por ser cuna de grandes  poetas: Gabriel Aresti, Blas de Otero o Ángela Figuera entre los más destacados.

Los objetivos pasaban por acercar al gran público un género literario que en ocasiones puede resultar minoritario, dar la posibilidad de conocer a las y los poetas más destacados del panorama estatal e internacional. Apoyar a jóvenes valores, reconocimiento a quienes ya tienen un nombre…

La pandemia dejó a medias el festival del 2020, hace poco hablaba con Andrés Neuman y me comentaba que durante estos dos años tan duros para la actividad cultural presencial siempre recordaba que su última lectura pública fue en Bilbao, con una sala llena y un público entusiasta.

Las cifras de asistencia son siempre altas, más de un día tenemos que sacar el cartel de aforo completo (272 butacas). Completamos esta labor con las retransmisiones a través de nuestro streaming, que mantenemos activo desde hace 5 años.

En total, más de 500 poetas han paso por nuestra sala y han compartido lecturas y experiencia con Bilbao.
 

En 23 ediciones, ¿cómo se ha ido transformando?

Como cualquier festival que se va consolidando, se van abriendo nuevas posibilidades y se amplía la oferta. Hemos sumado días de actividad cuando comprobamos que manteníamos un público constante. Otro paso importante fue cuando decidimos internacionalizar BilbaoPoesía.

Hemos incorporado la música y los conciertos, ya que poesía y música se nutren una de la otra: no hay poema sin ritmo ni musicalidad; no hay canción sin palabras, ni música sin ritmo. Poemas de muchos autores son parte de nuestra historia personal y trayectoria vital gracias a  músicos como Loudes Iriondo, Xabier Lete, Imanol, Amaia Zubiria, Oskorri, Ruper Ordorika, Izaro, Inun, Paco Ibañez, Loquillo, Serrat, Patti Smith, Olatz Salvador …

Otro de los retos ha sido el abrir las puertas al público más joven con propuestas actuales.

 


              
[Cristina Rosenvinge ofrecerá el día 15 un concierto y una lectura en formato dúo].


Como has comentado, la poesía arrastra el tópico de género minoritario. ¿Qué valoración hacéis de la acogida que tiene entre el público bilbaíno?

Así es, como he mencionado, Bilbao tiene muy buen público y la poesía cuenta con mucha afición. Nos congratula especialmente la presencia de público joven estos últimos años. La sala Bidebarrieta Kulturgunea tiene una programación literaria estable que favorece el gusto y el acercamiento a diferentes géneros literarios.

Es cierto que tiene esta fama de minoritario, lo que provoca cierto recelo a la hora de comprar, abrir o leer un poemario. Creo que las lecturas públicas ayudan a eliminar ese recelo; conocer a los poetas o escuchar un poema es un acto único que cada uno vivimos de una manera muy personal. La poesía no es toda igual, hay que leer para elegir o identificarse con una manera de escribir, de analizar, de mostrar la realidad, los temas, las imágenes… ¿Acaso no es así con cualquier otro género? ¿No leemos y descartamos? Seguimos la obra literaria de un autor o autora o la descartamos en la medida que leemos una y otra novela, ensayo...

Cuanto más se lee, más nos gusta leer. Quizá la poesía requiera cierta tranquilidad, estamos muy influenciados por la velocidad vertiginosa de las series.
 

BilbaoPoesía atiende a la producción de nuestro contexto más cercano ¿Cuál es el estado de salud de la poesía en euskara?

Aquí siempre hay que escuchar la voz de las personas expertas, que tienen una perspectiva más amplia. Lo que siempre me trasmiten y yo misma puedo comprobar es que en estos últimos años  está surgiendo una nueva generación de poetas muy jóvenes, con muchas ganas de escribir, tan conectados a la realidad como a la tradición. Sin olvidar a un nutrido grupo de personalidades ya consagradas que todavía tienen mucho que decir.

La buena salud de la poesía en euskera es evidente, Miren Agur Meabe acaba de recibir el Premio Nacional de Poesía y lo mejor es que no se trata de un caso aislado. Cada vez hay más trabajos y de mejor calidad. De hecho, es sintomático que cada vez sea mayor el número de poemarios que se presentan al Premio de Poesía Blas de Otero-Ángela Figuera y que en opinión del jurado, mejora en calidad año tras año.
 

La coincidencia de fechas propicia la colaboración con Loraldia, que este año presenta “Belar Hostoak: Walt Whitman”. ¿Qué importancia tienen estas redes de trabajo para el Festival?

Las colaboraciones siempre aportan y enriquecen. Se trata de crear sinergias entre las diferentes propuestas, en nuestro caso, de carácter literario que se celebran en la ciudad.

En el caso concreto de Loraldia Festibala, siempre mantenemos reuniones con sus organizadores y de entre sus propuestas siempre buscamos aquella que mejor encaje tenga dentro de nuestro programa.

 


 

Otro de los actos anunciados para esta edición es el recital de Alberto San Juan y Fernando Egozocue, que vuelven al Festival con un homenaje a Mario Benedetti. ¿En qué va a consistir esta propuesta?

"Te quiero, Benedettí” (La patria y el exilio) es un recital homenaje al autor uruguayo. Y a través de él, de sus poemas y prosas, un homenaje a otra voces de la literatura latinoamericana y española. Y a través de todas ellas, a las personas que tuvieron que exiliarse de su tierra, a ambos lados del océano, para sobrevivir a la miseria o a la persecución política. La pobreza que azotaba España entera a fines del XIX, el exilio republicano a finales de los 30, el éxodo de los perseguidos por las dictaduras latinoamericanas en los 70 y 80, la huida del expolio sufrido en Sudamérica durante los 90, son solo algunas ocasiones en las que miles de almas hermanas se han visto obligadas a cruzar el océano en ambas direcciones.

Benedetti, Cernuda, Gioconda Belli, Galeano, Cristina Peri Rossi, Cortázar y otras y otros formarán parte de este viaje de la mano del actor Alberto San Juan y del guitarrista y compositor Fernando Egozocue.
 
 
¿Qué otras actividades del programa os gustaría destacar?   

Este año tenemos una invitada de excepción, la poeta uruguaya Ida Vitale, Premio Cervantes 2018, que a sus 98 años sigue escribiendo y leyendo sus poemas. Tiene gran mérito el ánimo de esta mujer capaz de emprender un viaja desde Montevideo a Bilbao para leer y compartir una tarde con nosotros.

Por contraposición, también el grupo de poetas más jóvenes: Oihana Arana, Rosa Berbel, Mario Obrero, Carlos Catena y Paula Antía. Algunos de ellos con importantes premios ya en su haber.

 


[Ida Vitale recorrerá su poesía y su vida en diálogo con Bernardo Atxaga el 21 de marzo].



¿Cuáles son los horizontes de trabajo de BilbaoPoesía para los próximos años? ¿Qué aspectos os gustaría mejorar o introducir?

Lorca decía que la poesía no quiere adeptos, quiere amantes. Este debe de ser el horizonte al que mirar, fidelizar públicos y  hacerse eco de nuevas tendencias.

Es importante mantener un equilibrio entre la presencia de jóvenes valores y voces consagradas. Conservar la memoria de la tradición poética de la Villa y convertirnos en plataforma de nuevas voces.

Por supuesto, siempre hay aspectos que se pueden mejorar y tras cada edición hacemos una valoración e introducimos mejoras.

 

(Especial publicado el 9 de marzo de 2022).

Euskadi, bien común