El Festival ICOFF de Vitoria, la grandeza de lo pequeño

  • El Festival ICOFF de Vitoria, la grandeza de lo pequeño

La capital alavesa acogerá la próxima semana la inauguración del primer festival internacional de cortometrajes de Vitoria-Gasteiz. El ICOFF se celebrará del 4 al 9 de abril, bajo la dirección de Sonia Pacios y Kepa Sojo, con amplia experiencia en creación y producción cinematográfica. Repasamos con ambos el trabajo realizado hasta este momento, así como las expectativas y sueños previos a la primera edición


¿Cómo surgió la idea de poner en marcha este festival?

En Vitoria hacía falta un festival internacional de cortometrajes. Llevamos años estudiando la idea y, por fin, con la ayuda de la Fundación Vital, nos lanzamos a esta nueva aventura.

La internacionalización, en cualquier caso, no excluye nuestro interés por los cortometrajes vascos y por el uso del euskera, que también tendrán su espacio.


¿Por qué os interesan los cortometrajes? ¿Cuáles son los principales valores de este tipo de obras?

Los cortometrajes resumen grandes historias en poco tiempo. En relación con los largometrajes, es una comparación similar a la del cuento y la novela literaria. Su valor radica en contar una historia en poco tiempo.

 

[Kepa Sojo y Sonia Pacios con Arantxa Ibáñez de Opacua, directora de la Fundación Vital, en la presentación del programa del Festival].

 

¿Qué dificultades habéis tenido al organizar un encuentro de este tipo que empieza de cero?

Empezar de cero siempre es complicado, a pesar de la experiencia en la organización de festivales.

Nuestros principales retos son intentar convencer a los y las posibles patrocinadoras de la viabilidad del festival y tratar de atraer al público.


Ambos tenéis una larga trayectoria en la creación y producción audiovisual. ¿En qué aspectos os ha facilitado más el trabajo tener esa experiencia previa?

La experiencia anterior siempre ayuda. Formamos parte del cine vasco y estatal, y conocemos a todo el mundo. En este sentido, las relaciones no han sido complicadas.


El ICOFF nace con la intención de convertirse en un festival internacional. ¿Cómo se consigue situarse en el circuito internacional de cortometrajes? ¿Cuáles son los pasos imprescindibles?

En el País Vasco y en el Estado existen grandes festivales internacionales de cortometrajes, y nos fijamos en ellos: Zinebi, Aguilar, Alcine, cine de Terror de San Sebastián...

Todos ellos llevan muchos años y nos ayudan a elegir títulos internacionales, algo que desde aquí queremos agradecerles.

En los próximos años queremos trabajar con más festivales y buscar sinergias. Si acertamos en esas cuestiones, creemos que el festival puede tener un buen futuro.


El pasado 18 de febrero finalizó el plazo de presentación de los trabajos, limitado, por el momento, al ámbito estatal y local. ¿Qué valoración hacen de esta primera convocatoria? ¿Qué tipo de trabajos habéis recibido?

Hemos recibido 874 trabajos vascos y estatales, de los que hemos seleccionado 44.

 

 

Ha sido una tarea difícil y laboriosa en la que han quedado fuera trabajos valiosos. La selección es uno de los momentos más dolorosos de un festival de cine...

Hemos seleccionado ficción, animación y documental, y programaremos todo tipo de cortometrajes, ya que la vocación de nuestro certamen es plural.


Uno de los objetivos del Festival ICOFF es situar a Vitoria y Álava en el mapa de la producción audiovisual En este sentido, ¿cuáles son las fortalezas y en qué aspectos hay que hacer todavía una mayor inversión?

En los últimos años se han rodado muchas películas en Vitoria y Álava. Hay que agradecer a las autoridades locales el esfuerzo realizado con sus subvenciones y ayudas.

El cine alavés se encuentra en un momento interesante y hay que atraer filmaciones a nuestro territorio por el impacto que esto tiene y por el alcance cultural de las obras rodadas.


¿Con qué sensaciones les gustaría despertarse el día después del cierre?

Nos gustaría que la gente disfrutara de la programación y que los y las cineastas que nos visitan tuvieran ganas de volver con nuevas películas o ganas de rodar. Y nos gustaría que el festival escuchara a la gente y creara expectativas para próximas ediciones.


¿Cómo imagináis el Festival ICOFF en el futuro?

Nos lo imaginamos con muchas películas, con innumerables visitantes del extranjero presentando su trabajo y con buena acogida del público.

 

(Especial publicado el 31 de marzo de 2022).

Euskadi, bien comn