Neomak, abriendo nuevos caminos desde la tradición

  • Neomak, abriendo nuevos caminos desde la tradición
    Autores de la foto: Iurgi Inda, Miguel Angel Puente, Agustin Arregi y Antonio Murillo

Neomak son Alaitz Eskudero Unanue, Amets Ormaetxea Ezpeleta, Eneritz Aulestia Mutiozabal, Garazi Otaegi Lasarte, Irati Gutierrez Artetxe, Leire Etxezarreta Learreta y Maria Lasa Hilario. Aunque se conocían de los campeonatos de trikitixa, en enero de 2021 se subieron por primera vez al escenario como grupo, combinando tradición y novedad. Nos hablan de la creación del grupo, del primer disco que acaban de sacar, de los directos...


A pesar de que en el mundo de la música comenzasteis jóvenes, la mayoría os conocimos junto a Kepa Junkera. ¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con él? ¿Cómo fue la experiencia?

Antes de empezar con Kepa Junkera, todas nos conocíamos de los campeonatos de trikitixa. En algunas ocasiones, tanto como pareja como rival; en torno a esa época, nos comentaron que Kepa quería iniciar un nuevo proyecto y que para ello buscaba pandereteras. Un día nos reunimos con él, y nos informó de su proyecto. Desde entonces empezamos con los ensayos y los conciertos. Siempre solemos decir que en el campo de la música fue una gran oportunidad profesional para nosotras, porque aprendimos muchas cosas. Pero también personalmente nos dio muchas cosas, tanto a nivel individual como colectivo, entre ellas la amistad actual.

(Autor de la foto: Antonio Murillo)


¿Qué os llevó a crear el grupo Neomak? ¿Cuándo y cómo surgió?

Después de dos años de inactividad, tras el confinamiento, nos llamaron desde un festival de Arrasate para hacer algo puntual, y así lo hicimos, una especie de romería. Poco después, desde el VII Festival de Trikitixa de Navarra nos llamaron proponiéndonos tocar tres piezas y nos planteamos prepararlo un poco más. Así, con las nuevas piezas, dimos por finalizada la etapa anterior y decidimos abrir una nueva. En los ensayos notábamos que eso que estábamos haciendo lo hacíamos a gusto y queríamos seguir haciéndolo. Así que en enero de 2021 subimos por primera vez al escenario como Neomak.


De este modo, dejáis de ser colaboradoras para adquirir un protagonismo absoluto. Fue un gran cambio, ¿verdad? ¿También os ha servido para empoderaros y ser más libres?

Sí, diríamos que es algo que hemos hecho y estamos haciendo poco a poco. En breve haremos dos años como grupo y desde que empezamos creemos que ha habido también una cierta transformación, un desarrollo colectivo y, por supuesto, una evolución personal. Desde el principio hemos tenido claro que queríamos unir tradición e innovación, pero hemos intentado dar al proyecto nuestro toque fresco, elegante pero potente, y en ese proceso ha habido, claro está, un empoderamiento.

(Autores de la foto: Iurgi Inda, Miguel Angel Puente, Agustin Arregi y Antonio Murillo)


Pero en este nuevo proyecto está muy presente la tradición. ¿Sin tradición no hay innovación? ¿Cómo definiríais vuestro estilo musical?

En nuestro caso podemos decir que bebemos de ambas, de la tradición y también de la innovación, por lo que ambas son importantes en nuestro proyecto. La situación musical cambia y se transforma con la sociedad. Nosotras tenemos interiorizadas las melodías clásicas de trikitixa y de pandero, y todas escuchamos diferentes tipos de música, por lo que hemos intentado juntar todo eso. En este proyecto hemos tenido las ganas y la oportunidad de jugar con las posibilidades que hoy en día permiten los medios tecnológicos y, a partir de nuestra música orgánica hemos querido experimentar con la música electrónica y combinar ambas.


Recientemente habéis dado un paso más y habéis publicado el primer disco. ¿Qué habéis recogido en él? ¿Cómo ha sido la forma de trabajar?

Como hemos dicho anteriormente, en las canciones del primer disco hemos ido asentando nuestro estilo progresivamente, enlazando lo antiguo con lo nuevo y fusionándolos. Para ello, nos sumergimos en el proceso creativo y, siendo siete, cada una trajo al grupo sus ideas: borradores de melodías, fragmentos de letras, temas que nos gustaría tratar... Así, desde estos primeros borradores, poco a poco fuimos construyendo las primeras ideas más sólidas de las canciones y dando forma a cada canto, jugando tanto con los efectos que queríamos introducir como con diferentes recursos. A medida que avanzamos en este proceso comenzamos con la colaboración del productor del disco "Jimbo" Paez y, por último, grabamos las canciones que hoy podemos escuchar en el estudio de Haritz Harreguy.

(Autor de la foto: Antonio Murillo)


Una vez que el disco está en la calle, la intención es presentarlo ¿no? ¿Cómo son los directos del grupo Neomak? ¿Qué va a encontrar el público?

Siempre decimos que además de ser un concierto para escuchar, es un espectáculo. Hoy en día, en los directos también solemos tocar canciones del disco y alguna versión de las que han sido nuestros referentes. La trikitixa y el pandero están en la base, pero con su ayuda hemos querido hacer otra propuesta diferente teniendo en cuenta los medios electrónicos. Las voces e irrintzis de las siete mujeres tienen un gran poder y presencia en los directos, pero además no faltan los ya mencionados sonidos de trikitixa y pandero, ni canciones electrónicas con ritmos bailables. Asimismo, desde el punto de vista estético, al igual que se ha hecho musicalmente, se intenta combinar los elementos procedentes de la tradición con los más actuales, como son pantalones de mahón o alpargatas con peinados llamativos o joyas de oro diferentes, por ejemplo.


Afortunadamente, en los últimos años las mujeres están ocupando un lugar cada vez más destacado en muchos ámbitos artísticos: bertsolarismo, música, literatura, cine... ¿Qué valoración hacéis en general? ¿Y con respecto al sector musical en concreto?

Sí, tal vez no sea lo más habitual todavía y muchas veces llama la atención ver siete mujeres al mismo tiempo en el escenario. Parece que la situación va cambiando poco a poco y que cada vez es más frecuente ver a las mujeres encima del escenario, pero para ello también es necesario dar oportunidades y si no nos abren puertas nosotras mismas debemos abrirlas. Sin embargo, todavía creemos que hay mucho camino por andar, y en eso estamos, porque el escenario también es de las mujeres.

(Autor de la foto: Gaizka Peñafiel)


Aunque Neomak sigue siendo un proyecto nuevo, ya tenéis nuevas ideas en mente. ¿Cuál es vuestro reto de futuro?

La mente siempre está en marcha y aunque de momento tenemos el foco puesto en los directos, también estamos trabajando poco a poco detrás del escenario. Por lo tanto, de cara al futuro próximo, la intención es seguir con los directos y que en ellos el público disfrute como disfrutamos nosotras mismas, ya que cada lugar hace especial cada concierto. Al mismo tiempo, estamos con ganas de seguir creando y aprendiendo y estamos trabajando en ello.


(Especial publicado el 16 de noviembre de 2022)

Euskadi, bien común