Eduardo Hernando: «Crear nuevos públicos para las artes escénicas es uno de los grandes retos y la estrategia es el "roce", algo que a través de las pantallas y el mundo digital es imposible»

  • Eduardo Hernando: «Crear nuevos públicos para las artes escénicas es uno de los grandes retos y la estrategia es el "roce", algo que a través de las pantallas y el mundo digital es imposible»
    Imagen de la rueda de prensa de la presentación (foto: Diputación Foral de Álava)

A través del proyecto MicroRIZOMA, la compañía Pez Limbo vuelve a llevar las artes escénicas a institutos y pueblos de Álava. Son dos los programas que conforman MicroRIZOMA: PixKat y AntzokOH! El primero está dirigido a jóvenes de entre 15 y 20 años, mientras que el segundo propone intervenciones artísticas en poblaciones pequeñas sin infraestructura escénica. Eduardo Hernando, miembro de Pez Limbo, nos ha dado más detalles.


¿Qué es el proyecto MicroRIZOMA?

Es un proyecto de mediación que realizamos en ámbitos donde por diversos motivos no existe la costumbre de disfrutar de las artes escénicas, como son las zonas rurales o entre jóvenes.

(Foto: Asier Bastida)


MicroRIZOMA se lleva a cabo bajo la batuta de la compañía gasteiztarra Pez Limbo. ¿Qué es Pez Limbo y quiénes lo conforman?

Pez Limbo es una compañía de Artes Escénicas que basa su producción en la creación propia, el mestizaje con creadoras y creadores del ámbito de las artes escénicas y con otras compañías buscando una mezcla de humor, acidez y poesía, siempre a partir de una mirada crítica a la realidad.

Fundada en 2011 ha creado 18 espectáculos tanto de sala, calle, como para espacios no convencionales, con más de 1.200 representaciones.

Tenemos una especial inquietud por buscar espacios alternativos para la representación escénica donde encontrar la cercanía con el público.

Se podría decir que nos define la creación de situaciones inesperadas dentro del transcurrir cotidiano de un espacio público provocando sucesos inverosímiles, divertidos y que buscan acercar las artes escénicas a la población.


PixKat, el primero de los dos programas que se desarrollan bajo el paraguas bautizado como MicroRIZOMA, cumple su octava edición. ¿En qué consiste? ¿De qué localidades son los centros que participan este año?

Una mañana en un instituto cualquiera de Euskal Herria llegamos nosotras con nuestros bártulos y en alguno de los espacios disponibles dentro del centro montamos un pequeño escenario y van pasando las clases que esa mañana en su hora de literatura vienen a ver la pieza teatral que hemos llevado ese día al instituto. Las piezas teatrales que proponemos tienen una duración de unos 20 minutos y tras la pieza realizamos una charla entre alumnado, intérpretes y equipo docente.

Este año participan centros de Gasteiz, Lapuebla de Labarca, Trokoniz, Agurain, Donostia, Berriz, Kanpezu, Murgia y Nanclares.

(Foto: Asier Bastida)


En esta era de lo digital, ¿las prácticas artísticas, en general, y las artes escénicas, en particular, tienen cabida en el imaginario de actividades de la gente joven?

Bueno, actualmente y a primera vista, están bastante relegadas, no hay costumbre de acudir a los teatros, ni siquiera a los festivales que pueda haber en la calle de las localidades que visitamos ni mucho menos se ven como creadoras, pero en la charla posterior uno de los puntos en que hacemos hincapié es en sus actividades extraescolares y siempre hay alguien que baila, pinta, toca algún instrumento o hace teatro. Uno de nuestros objetivos es poner en valor esas actividades, ponerlas en el centro y animarles a seguir practicándolas o a iniciarse en la práctica de las mismas.

(Foto: Asier Bastida)


AntzokOH! es un programa más reciente. Nació en 2021, en una situación todavía muy condicionada por las medidas anti-COVID-19. ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué pueblos visitará este año y qué tipo de espectáculos habéis programado?

Sí, la verdad es que AntzokOH! nació en unos momentos bastante críticos; por ello cada espacio que logramos llenar con piezas de artes escénicas fue un gran triunfo para todas, vivimos momentos muy emotivos en la primera edición y quizás el proyecto está impregnado todavía de ese pundonor que tienen las cosas difíciles de conseguir.

En AntzokOH! proponemos acercar las artes escénicas al entorno rural. Para ello llevamos dos piezas escénicas a poblaciones de menos de 500 habitantes y que no tengan infraestructura escénica, una de corte más convencional y otra más contemporánea para provocar debate en una charla posterior entre público y artistas que sucede alrededor de una mesa con el picoteo que ofrece el pueblo y que ayuda a distender la charla.

En este caso también proponemos a través de las artes escénicas la utilización de espacios comunes dentro del pueblo que normalmente tienen un uso limitado, como la iglesia, la bolera, el centro social, la antigua escuela, etc. Reivindicándolos para el uso comunal, dando otra mirada, desde el propio pueblo, a su patrimonio.

En esta edición visitamos Sarria, el barrio de Azkoaga en Aramaio, Treviño, Elvillar, Zalduondo y Untza.