Ferrería de El Pobal

  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook
  • Ferrería de El Pobal

En el municipio de Muskiz, en el corazón de la zona minera, se encuentra la Ferrería de El Pobal, una fábrica hidráulica en la que se trabajaba el mineral del hierro para convertirlo en metal y elaborar todo tipo de herramientas (rejas de arado, martillos, azadas, picachones...) y útiles de uso doméstico, entre otros. Fue construida a comienzos del siglo XVI por el linaje banderizo que dominaba la comarca desde el Castillo de Muñatones: los Salazar.

Su época de máximo esplendor corresponde a finales del siglo XVII, cuando se amplió el taller y se reconstruyeron la presa, el canal, la antepara y el túnel hidráulico. Sin embargo, buena parte de las construcciones y maquinaria que podemos ver en la actualidad (la fragua, las carboneras, los fuelles de piedra, el martillo o el yunque), son de finales del siglo XIX. Respondían a las reformas que tuvieron que realizar los últimos ferrones para continuar siendo competitivos en un mundo tecnológicamente más avanzado, que ya no era el suyo. Con estos cambios, la ferrería permaneció en funcionamiento hasta 1965.

En torno a la ferrería se articulaba un complejo productivo formado por la vivienda de los ferrones, que en origen tenía el aspecto de una casa torre, el molino, con dos pares de piedras para moler trigo y maíz, el horno de pan, las huertas y los montes de donde se abastecían de carbón y madera.

Abierto al público desde el año 2004, El Pobal es un museo vivo de dos de las actividades preindustriales más importantes de Bizkaia: la fabricación del hierro y la molinería. Las personas que se acerquen a este bello entorno, a orillas del río Barbadún, podrán disfrutar en la visita de la puesta en marcha de los dos ingenios hidráulicos.


Dónde